María Gallego Álvarez, reencarnará el papel de Juana I el próximo 2 de Marzo

La tordesillana de 29 años de edad y profesora de educación secundaria, ha sido la candidata elegida para suceder a Miriam Morais. El papel de la infanta Catalina ha recaído en la pequeña Yaiza Gil Barragán

Este sábado, 2 de febrero, el Centro de Iniciativas Turísticas de Tordesillas ha dado a conocer el nombre de la nueva Reina Juana I de Castilla. La joven, de 29 años de edad (los que tenía Doña Juana cuando llegó a la villa),  ha sido la única candidata que cuya situación se ajustaba a las bases. María Gallego Álvarez, ha sido finalmente la elegida, una joven profesora de educación secundaria en Burgos, que sucederá  a la pasada reina, Miriam Morais.  En el caso de la niña que encarnará a Catalina, la única hija de la Reina que la acompañó en su viaje a Tordesillas, este año el sorteo ha recado en Yaiza Gil Barragán de 5 años de edad. En el escenario también le ha acompañado su antecesora, Ángela García Rodríguez.

La elegida, María Gallego se mostraba “muy contenta por la elección. Siempre he sentido mucho orgullo porque en Tordesillas hayan pasado tantas cosas a lo largo de la historia. Desde que vi la representación siempre me había planteado el querer ser reina , y cuando he cumplido 29 años no me lo pensé “. La próxima Juana I también ha apuntado como cuando se acerquen los días “estará nerviosa y un poco aterrorizada”, aunque como bien a confirmado, tiene ciertos conocimientos como amazona”. En relación al escrito que ha tenido que presentar como candidata, este versaba sobre el viaje de la propia reina Juana, por lo que María tuvo que documentarse ampliamente sobre su historia.

Desde el CIT, José Luis Sainz apuntaba como esta efeméride “ha servido para dar una imagen especial de la gente de Tordesillas, respetuosos con su pasado y con su historia, y capaces de formar parte de una gran película donde las 300 personas que participan, son todos actores al mismo tiempo”.

El alcalde de la localidad, José Antonio González Poncela, quien se encuentra en sus últimos meses de legislatura, ha aprovechado la ocasión para despedirse y “agradecer al CIT y a los promotores de esta iniciativa, el aprendizaje sobre nuestra historia o la capacidad de liderazgo”, que le han aportado a lo largo de los 8 años que ha estado presente como primer edil. Poncela también ha señalado como “gracias esta representación, la localidad se transforma en una gran familia para participar con su papel, unidos por un mismo proyecto”

Este año se celebrará la decimoquinta edición de la recreación El Día de la Reina el sábado, 2 de marzo. Viajarán en el tiempo, así, los más de trescientos vecinos de Tordesillas que hacen posible, de forma totalmente altruista, una recreación ya consolidada y esperada con la que el municipio regresa al año 1509, cuando recibía un extraño cortejo. Encabezado por Juana I, reina de Castilla y princesa heredera de Aragón, viajaba todo el séquito junto al féretro con los restos mortales de Felipe I, rey de Castilla, archiduque de Austria, duque de Borgoña y esposo de Juana, fallecido dos años y medio antes en Burgos. Si sorprendente fue esta llegada, aún más lo acabaría siendo el hecho de que la residencia de la reina se fijara en Tordesillas durante 46 años, donde Juana I de Castilla permaneció hasta su muerte, en 1555.

Desde el año 2005, el Centro de Iniciativas Turísticas de Tordesillas celebra y recupera la memoria de uno de los personajes más interesantes de nuestra historia. Juana I de Castilla estuvo a la sombra de su marido, Felipe el Hermoso; después su padre, Fernando el Católico, la aísla en Tordesillas y, finalmente, su hijo Carlos V la ignora. Su persona permaneció en el olvido durante siglos. Pero Juana I de Castilla fue reina de Castilla durante 51 años, hija de reyes y madre de seis reyes.

El próximo sábado, 2 de marzo, el público tiene una cita con la historia en Tordesillas. Juana I de Castilla volverá a la villa tal y como lo hizo en 1509. Y llegará acompañada de su padre, Fernando el Católico, protegida y custodiada por los Monteros de Espinosa, para llegar con Catalina, su hija pequeña, damas de compañía, personal de palacio y el cuerpo de Felipe el Hermoso custodiado por numerosos monjes que alumbrarán el paso del cortejo con sus antorchas.

Programa 

La recreación se desarrollará en los escenarios más emblemáticos de Tordesillas a través de seis actos. Protegida por sus Monteros de Espinosa, su hija Catalina, sus damas de compañía, su padre Fernando El Católico y los numerosos monjes que custodiaban el féretro de Felipe El Hermoso, todo el séquito de la reina Juana se detendrá a sus órdenes a la entrada de la villa (19.30 horas).  Atravesarán entonces la Puerta de la Villa, ya a las 20.00 horas.

El público que se acerque a Tordesillas podrá seguir al cortejo hasta la Plaza Mayor, donde varias vecinas se asoman a sus balcones y comentan el bullicio ante la llegada de Doña Juana y su séquito. Será minutos después, en la Puerta del Foraño (20.15 horas), donde Hernando de Tovar, capitán de los Monteros, ordenará abrir las puertas para dar paso a la comitiva, que entrará en la localidad amurallada. De nuevo en la Plaza Mayor (20.30 horas), Fernando el Católico intentará convencer a su hija para que se quede en Tordesillas. El acto conmemorativo concluirá en el Palacio Alto (21.00 horas), escenario en el que Juana permanecerá, junto a su séquito, durante los siguientes 46 años. Será allí donde se escenifique uno de los pasajes más doloroso de la vida de la Reina: la muerte de su esposo, Felipe El Hermoso.

 

Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando dará su consentimiento para su aceptación.

ACEPTAR