El Gobierno Regional permitirá la apertura del comercio minorista, aunque decreta también el cierre de parques y grandes superficies comerciales.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha comparecido este martes, tras el consejo de Gobierno celebrado junto al Comité de Expertos del gobierno regional, para anunciar las nuevas medidas que entrarán en vigor este viernes. Con el objetivo de frenar la segunda ola de contagios, y en vista de una situación “alarmante” en toda la comunidad, el Gobierno Regional ha anunciado el cierre de la hostelería y la restauración, salvo en el caso que se preste servicio a domicilio.

En la comparecencia, que realizó junto con el delegado del gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, Mañueco anunció que también se cerrarán los centros comerciales, así como los grandes establecimientos comerciales –superficies de más de 2.500 metros cuadrados- aunque se mantendrá abierto el comercio minorista, siempre con todas las medidas sanitarias para evitar el riesgo de contagios. Paralelamente, se cierran centros deportivos y gimnasios.

No se permitirá la asistencia de público a eventos deportivos que no estén al aire libre, decretándose el cierre de centros deportivos que no estén al aire libre salvo para llevar a cabo la actividad deportiva oficial. También se suspenden terminantemente las visitas a los centros de personas mayores y de protección de menores, salvo con algunas excepciones.

“Estamos adoptando medidas duras para mitigar el impacto de la pandemia en la salud de las personas”, ha declarado Mañueco, quien señala que este paquete de medidas entrará en vigor a partir de la medianoche del viernes 6 de noviembre y que antes deberá ser sometido a su ratificación judicial. Las medidas, en todo caso, permanecerán en vigor durante 14 días desde su puesta en marcha.

“No es nuestra intención demonizar a la hostelería ni a otros sectores que están sufriendo más duramente el impacto de esta crisis, pero es necesario reducir los contactos sociales”, ha afirmado Mañueco.

En este sentido, el presidente autonómico ha pedido al Gobierno Central que actúe, bajo los principios de máxima coordinación, para garantizar apoyo a los sectores productivos más afectados, a través de la extensión de ERTEs, o con las garantías de los créditos ICO.

Asimismo, ha avanzado que existe un principio de acuerdo para un plan de choque en el Consejo del Dialogo Social para impulsar el Plan de Choque por el Empleo con 73,4 millones en ayudas y con especial atención a los sectores más afectados, como la hostelería, con ayudas para el empleo o apoyo financiero con hasta dos años de carencia.

Mañueco ha advertido que las cifras de contagios y de ingresados en planta y en UCI, así como las de fallecidos, son “alarmantes”, haciendo un llamamiento a la “concienciación social y a la responsabilidad individual”. “Hemos reforzado la sanidad pública con más personal, material, rastreadores y equipos de protección. Tenemos una presión asistencial nunca antes conocida. Hemos adoptado medidas duras para mitigar el impacto de la pandemia en la salud de las personas y de la sociedad. Seguiremos impulsando medidas necesarias para que superemos esta prueba, todos juntos, concienciados y unidos”, ha señalado.