Curro Díaz, tras sufrir un percance en el primer toro de la tarde, se vio obligado a abandonar la lidia. Escribano y José Garrido, sumaron una oreja cada uno con toros de Torrehandilla que lucieron con buena presencia.

Con amenaza de lluvia y con una plaza de valdehuertos con ganas de disfrutar de una buena tarde de toros, así arrancó la única corrida de las ferias y fiestas en honor a la Virgen de la Guía y de la Peña. Sobre el ruedo, los matadores Curro Díaz, Manuel Escribano y José garrido para seis toros de la ganadería de Torrehandilla.

El primero del lote pondría el susto en las gradas, cuando volteaba al veterano Curro Díaz. El matador se resentía de tal manera que decidió entrar a matar con bastante premura, lo que llevó a mostrar el silencio del respetable. El torero tras este percance pasaría por enfermería para corroborar que no podría salir al coso de nuevo tras sus dolencias.

Escribano torearía hasta tres ejemplares de Torrehandilla. Tras una gran actuación en la feria del pasado año, las expectativas para los aficionados de ver una buena faena estaban por todo lo alto antes de arrancar la lidia. Pero lejos de todo eso, Escribano estuvo como el día, nublo. Con el primero conseguiría una ovación, con el segundo una oreja y con el tercero obtuvo el silencio del respetable. Y es que al maestro no se le vio los detalles del pasado año en Tordesillas – no puso ni un par de banderillas -.

José Garrido fue lo mejor de la tarde a no ser por su herraje con la espada en el segundo de su lote, lo que le privo de salir por la puerta grande tras obtener una oreja con el primero de su serie.

Los Torrehandilla estuvieron bien, con buena presencia y un gran porte, pero la terna no supo sacarles ese “jugo” para que el público disfrutara de una buena tarde de toros a pesar de las inclemencias meteorológicas.

Las chicas del arrastre ¿Y por qué no?, se despidieron de su participación en estas fiestas con una gran labor en el coso de Valdehuertos.

Fotos: Plaza de Toros , Tordesillas