El gobierno local admite una enmienda del PP para destinar 6.000 euros a la sustitución de contadores de agua

El Pleno Municipal ha aprobado este martes, con los votos a favor del PSOE, la abstención de TTLP y los votos en contra del PP, la propuesta presupuestaria para 2017 presentada por el gobierno local, cuya cifra asciende a 8.571.000 euros y supone un incremento del 2,21% con respecto a las cuentas del pasado año.

Tal y como avanzaba Tordesillas al Día durante la semana pasada, en esta propuesta se encuentran, como puntos destacados, la previsión de 200.000 euros de ingresos por la instalación de nuevos campos eólicos, así como los 366.000 euros de gasto presupuestado para la adquisición y consolidación del Palacio de los Alderete, sin duda el asunto que ha generado más debate durante esta última sesión plenaria.

Según el alcalde, José Antonio González Poncela, “el presupuesto no tiene más dispendio del necesario para solventar los problemas de Tordesillas”. El primer edil ya defendía la pasada semana que se trata de unos impuestos “austeros a más no poder”, argumentando que los 600.000 euros de crédito para llevar a cabo las inversiones no suponían un endeudamiento comparable al de anteriores legislaturas.

Desde Tordesillas Toma la Palabra, Mercedes San José insistía en que, con respecto al Palacio de los Alderete, “no es necesario vincular la consolidación a la compra”, a la vez que criticaba que la cifra de 6.000 euros destinada a los huertos urbanos -nuevo programa para desempleados propuesta por el gobierno- fuera “tan baja”. San José reclamaba invertir el dinero de la adquisición del Palacio en este proyecto, en aumentar la cifra de las ayudas de emergencia social y en la renovación de redes de abastecimiento de agua.

Por su parte, el portavoz del PP, Miguel Ángel Oliveira, se mostró de nuevo en contra de los términos de adquisición del Palacio de los Alderete, exigiendo una tasación que, a su juicio, rebajaría en 90.000 euros la cifra presupuestada para la compra -el edil estima en 170.000 el precio real del inmueble-. Entre otros asuntos, propuso mejorar la iluminación de algunos tramos de travesía urbana, así como la eliminación del salario de uno de los tres ediles liberados del gobierno local para invertir ese ahorro en un plan de mejora de señalización del casco histórico.

En respuesta, el alcalde señaló la imposibilidad legal de financiar a préstamo el proyecto de los huertos y de las ayudas de emergencia social, e insistió en que “no tiene ningún sentido no comprar el Palacio de los Alderete”, una adquisición que ve necesaria “por responsabilidad”. En este sentido, apuntó que “el precio es el que fija el administrador concursal” y añadió que está siguiendo el consejo de sus técnicos. “El objetivo ideal es la donación gratuita, pero esta es la realidad”, afirmó González Poncela, afirmando que “no estamos votando la adquisición, sino presupuestando el precio máximo, que es el que es”.

En otro orden de asuntos, defendió como opción “más aconsejable” posponer al próximo año la inversión en las redes de abastecimiento, considerando la ventaja de que “con las partidas de planes provinciales podremos tenerlas subvencionadas hasta en un 95%”. En este punto San José sugería que “hay muchas redes que revisar, que tenían que haber sido reparadas incluso el año pasado”.

Oliveira zanjó el debate incidiendo en que “con la compra del Palacio de los Alderete estamos haciendo otro rescate a Bankia -principal acreedor-” y afirmó que “los Presupuestos no recogen medidas de creación de empleo ni para atraer a empresas”, lo cual considera “verdaderamente necesario para los vecinos”. “Hace años nos pidió un esfuerzo para pagar la deuda municipal, y con este crédito de 600.000 euros se prevé que no va a bajar los impuestos”, añadió.

Como réplica, el alcalde acusó a la oposición de “recriminar que los presupuestos no crean empleo sin plantear por su parte propuestas políticas alternativas”, y señaló la propuesta de implantación de empresas impulsada por el gobierno local, con bonificaciones fiscales, como ejemplo del modelo puesto en marcha por los socialistas. “Dicen que nos estamos endeudando, pero no es cierto: el pasado año se amortizaron préstamos por valores superiores a los créditos; acabamos con menos deuda”, afirma González Poncela, insistiendo en que los impuestos se rebajaron.