La amazona portuguesa cortó tres orejas y se ganó al público con una actuación solemne, mientras que Sergio Galán y Juan Manuel Munera tuvieron que conformarse con cortar una oreja cada uno

La rejoneadora lusa Ana Rita se convirtió este domingo en triunfadora de una entretenida corrida de rejones que, gracias al buen tiempo, se celebró finalmente -tras su aplazamiento desde este martes- con muy buena entrada en el coso tordesillano. La amazona portuguesa cortó tres orejas, ganándose al público con una actuación solemne, mientras que Sergio Galán y Juan Manuel Munera tuvieron que conformarse con cortar una oreja cada uno. La terna se enfrentaba a los cinqueños del hierro de Luis Terrón, que estuvieron a la altura, si bien algunos de ellos perdieron bravura según avanzaba la lidia.

El madrileño Sergio Galán -recientemente triunfador de la feria de Valladolid- empezó la tarde con buen pie, consiguiendo una merecida oreja con el primero de su lote, si bien no consiguió rematar con el segundo, llegando a recibir un aviso con el rejón de muerte y perdiendo su oportunidad de conseguir más trofeos. El respetable, eso sí, ovacionó su faena pese a todo. Por su parte, el manchego Juan Manuel Munera también consiguió una oreja con el primero tras una excelente actuación, si bien también se atascó con el rejón de muerte de su segundo, un ejemplar de gran bravura con el que su faena se vio empañada llegado el final.

La protagonista de la tarde fue, sin duda, Ana Rita, que arriesgó sobremanera con entrega, arrojo y valor, dando un recital de rejoneo que implicó al público tordesillano. Con su primero consiguió una oreja, encontrando quizás algunas complicaciones al entrar a matar, y con el segundo llevó a cabo una actuación igual de magnífica que acabó en una clara ovación y que le hizo merecedora de dos orejas más.