Pobreza, la epidemia del cólera, la inestabilidad política y algunos sucesos propios de una novela negra copan el protagonismo de ‘Tordesillas en la segunda mitad del siglo XIX (1854-1900)’, un libro que pretende acercar a los vecinos estos difíciles y convulsos años

¿De dónde nace su idea para llevar a cabo este libro?

Paseando con mi nieta y mi mujer me llegó un correo de un buen amigo preguntándome quién mato al Toro de la Vega en 1888.Llegó la pandemia y me planteé que si sabíamos ese dato, ¿por qué no íbamos a conocer otros más representativos? Este libro pretende contar el día a día en la segunda mitad de S.XIX, y de alguna manera, hacer un homenaje a sus hechos más representativos. Es medio siglo de anécdotas, sucesos, calamidades y alegrías, en unos tiempos muy difíciles en todos los ámbitos de la vida.

¿Cuánto tiempo le ha llevado sacar adelante esta publicación?

Su elaboración me ha llevado cerca de dos años. Al final he tenido algún problema a la hora de sacar el libro, ya que pensaba que iba a poder contar con el apoyo de alguna administración municipal, pero esta no ha llegado, y pese a que me comentaron que se iba a estudiar en adelante, dejarlo en el cajón no tenía sentido. Por lo cual, es una autoedición hecha por mí, y cuya presentación haremos a finales de septiembre en la localidad.

¿De dónde se ha nutrido a nivel documental y gráfico?

He acudido a documentos recogidos en Biblioteca Nacional, en la Biblioteca de Castilla y León, archivos municipales y medios de comunicación. En el S.XIX había mucha prensa, no como ahora, que todo tiende a lo digital, y eso me ha permitido documentarme. En lo referente a los documentos gráficos, son del grupo fotográfico de Ayer y Hoy, de mi archivo o bien de archivos de las diferentes bases documentales. Doy las gracias también a David Manjarrés y Javier Campos, quienes han aportado de su archivo personal ciertas imágenes muy valiosas.

¿Cuáles son los temas que más han llamado su atención?

Pues quizás el de que un gobernador, desde su despacho, se cargue un Ayuntamiento porque no era de su misma cuerda. También la escasez de medios que han tenido nuestros antepasados, y que chocan con las fiestas que montaba el Marqués de Gallego, quien daba cuenta al pueblo del despilfarro que hacia cuando la gente estaba en plena hambruna. También hay una serie de crímenes propios de novela negra, como el de una mujer asesinada y robada y cuyo crimen se resolvió 16 años después. En 1899 hay un hecho relevante, como la llegada del alumbrado eléctrico a Tordesillas. También la manera en la que la epidemia del cólera afectó a Tordesillas es relevante, y cómo, pese a ello, en 1885 se celebraron las fiestas de la Peña.

¿Qué personajes destacaría?

Saturnino Abuín, ‘El manco de Tordesillas’, sin ninguna duda, y determinados alcaldes que hicieron una gran labor. Hay un capítulo donde hablo de que Tordesillas iba a tener tres importantes cargos, y eso fue mal visto en la capital. Otro asunto reseñable fue que en un mes hubo cinco alcaldes diferentes debido a injerencias políticas del Gobierno Civil. En lo negativo, a finales del S.XIX salió a la luz “el monstruo de Tordesillas”, ‘El tirillas’, que abusó de 22 niñas, entre ellas su propia hija. Otro de los personajes de la época es el afamado torero Raimundo Rodríguez Ayllón, ‘Valladolid’.

¿Qué pretende transmitir al lector con su nueva obra?

Con este libro busco hacer un homenaje de nuestros antepasados. Espero le los lectores disfruten y sepan más de su pueblo. He intentado contar la realidad de las cosas, aunque seguro que algunas habrán quedado en el camino, pero eso será para un próximo trabajo.