La Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Valladolid busca con ello, el control arqueológico tras el recalce de los pilares, comprobar si existen restos anteriores,  así como realizar un relato de la biografía de las partes sumergidas y emergidas del puente

La importancia del puente medieval de Tordesillas es por todos conocida, y con motivo de las obras que está llevando a cabo el Ministerio de Fomento para su mejora, desde la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Valladolid, se ha autorizado el control arqueológico de las mismas.  La propuesta sigue una doble estrategia. Por un lado, el control arqueológico de los movimientos de tierras asociados a las labores de recalce de los pilares, con el objeto de comprobar si existen evidencias o restos de estructuras anteriores que puedan emerger de las aguas toda vez que se va a desecar el cauce.

Por otro, la lectura estratigráfica de los paramentos aplicando la metodología propia de la Arqueología de la Arquitectura, que posibilite realizar el relato de la biografía de las partes sumergidas y emergidas del puente.