Últimas noticias

Baro Lucas comparte su ilusión por la moda y Tordesillas en el pregón de las fiestas

Arranca el carrusel de eventos y actividades hasta el próximo jueves 19 que tendrá como máximo exponente el Torneo de El Toro de la Vega (martes 17 a las 11:00 horas)

Informa: Juan Martín

Minutos antes de la una del mediodía, y una vez finalizada la misa en honor a la patrona de la localidad, la Virgen de la Guía, el diseñador tordesillano Baro Lucas se dirigió a los presentes en la Plaza Mayor con un pregón muy cercano y sentido con el que han arrancado de forma oficial las ferias y fiestas de este año. Muchos invitados se dieron cita en la casa consistorial para celebrar el arranque de los festejos y entre ellos destacaron el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez; el diputado provincial y alcalde de Fresno El Viejo, Luis Muñumer y el exalcalde de Tordesillas, José Antonio González Poncela. Todos ellos se sumaron al resto de miembros de la corporación municipal que estuvieron presentes en el acto.

El alcalde de la localidad, Miguel Ángel Oliveira, destacó el interés por la moda del pregonero de este año “un joven tordesillano que empezó a diseñar desde que era pequeño, comenzó a observar los looks urbanos y convirtió las aceras de la calle en pasarelas”. El regidor ha definido al elegido como “un luchador nato, un embajador fuera de nuestras fronteras y que siempre llevará a Tordesillas en su corazón a todas las partes del mundo donde vaya”.

El encargado de dar el pistoletazo de salida a las ferias y fiestas del 2019, Baro Lucas, tiene 26 años, ha cursado estudios de FP Superior de patronaje y moda, Ingeniería de Diseño Industrial y ha realizado prácticas con la conocida diseñadora Amaya Arzuaga. Su trayectoria profesional arrancó hace dos años, ha sido finalista de la Pasarela de la Moda de Castilla y León y ganador tanto del ABFashion Day de Albacete (2017) como del último Certamen de Jóvenes Diseñadores de Tenerife (2019); gracias a este último reconocimiento empezará en breve un máster de Creación y Gestión de Moda de Lujo en Milán que le garantizará unas prácticas en Moschino o en Dolce y Gabbana. Además, ha vestido a numerosas personalidades entre las que destacan las actrices Eva Marciel o Macarena Hoffman, o la influencer Pitty Bernard y actualmente se encuentra inmerso en dar a conocer su propia marca.

En el comienzo de su discurso Lucas indicó que se encontraba “muy feliz, más arropado que nunca” y preparado para realizar el pregón “con mucho honor”. En primer lugar, ha puesto en valor la importancia de la localidad dado que para él sigue siendo “un tesoro, un valiosísimo regalo que habitantes y turistas pueden disfrutar”. Ha destacado también “la belleza de nuestro entorno, la riqueza de nuestra gastronomía, nuestro siglo de historia, nuestras construcciones y un largo etcétera que convierten a Tordesillas en uno de los pueblos más emblemáticos de España”.

No quiso olvidarse de la gente de la Villa y de la primera palabra que le viene a la cabeza: “Compartir, porque tenemos esa costumbre de dar lo que tengamos por poco que sea. Compartimos con nuestra familia, con nuestros vecinos, con quien llame a la puerta de nuestra casa. Debemos compartir la amistad, la alegría y la fraternidad. Somos un pueblo muy bondadoso, que recibe a los que disfrutan con nosotros. Celebremos el privilegio de habitar en una muy ilustre, antigua, coronada, real y nobilísima Villa, así como el honor de vivir en un lugar cuyo Tratado es imprescindible para entender la historia de España y América. Por eso es un orgullo para mí, y debe serlo para todos, decir que ¡soy tordesillano!”.

Lucas ha mencionado también las “frenéticas jornadas” que están por llegar en las que se vivirá “alegría, júbilo y felicidad”, lo que para él supone “toda una montaña rusa de emociones”. También ha tenido palabras para el “festival de costumbres” que se pueden encontrar locales y visitantes del que ha resaltado el desfile de faroles, debido a la “ilusión con la que se prepara”, y lo que transmite: “La belleza del pueblo y sus tradiciones a través de las imágenes que lo decoran”. Tampoco ha querido dejar atrás “el color y la alegría de las calles, los encierros, el Toro de la Vega, las verbenas o las comilonas”.

Uno de los momentos más emotivos ha sido cuando ha hablado de su familia, un orgullo para él junto a su pueblo. Recordó a su abuela Esperancita y los momentos que pasaba con ella en los que “incasablemente pintaba, recortaba y jugaba conmigo, fortaleciendo la ilusión de ese niño que era y alimentando la vena artística de quien soy ahora”.

Antes de despedirse Baro remarcó que vaya donde vaya nunca se olvidará de Tordesillas porque tanto el municipio como sus colecciones “son arte, son algo único en el mundo y es algo que no se puede repetir. Mis colecciones han nacido aquí, tomando las calles de Tordesillas como pasarelas y por ello, con orgullo, llevaré por bandera siempre a mi pueblo en Milán, París, Londres o Nueva York”. No resultó extraño entonces que el pregonero cerrara su alocución con un “¡Viva la moda, viva el arte!” junto a las referencias a las fiestas, la Virgen, su peña (“El Desalojo”) y Tordesillas.

Una vez más relajado tras el pregón, Baro Lucas reconocía que no se esperaba el hecho de que le nombraran pregonero: “Fue un cúmulo de sentimientos, ilusiones, emociones y un sueño. Ha sido una sensación única, estoy en las nubes y no tengo palabras. La familia está emocionadísima y entre lágrimas. Es un día único y hay que aprovecharlo”. El diseñador intentará disfrutar estos días con su gente, aunque también trabajará mucho dado que tiene que preparar unos vestidos para la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

De cara al futuro, los retos y sueños del joven diseñador pasan por “montar un gran atelier de moda en pleno centro de Madrid o vestir a las grandes celebridades, actrices o cantantes para que puedan presumir de mis prendas con un toque de lujo y alta calidad para que puedan servir toda la vida”. Si tuviera que aconsejar a esos chicos y chicas que quieren dedicarse a la moda de forma profesional, Álvaro lo tiene muy claro: “Hay que trabajar mucho, luchar mucho, pensar también en ti mismo y no decaer, pese a que haya muchos quebraderos de cabeza. Siempre hay que ser positivo para intentar comerse el mundo”.

Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando dará su consentimiento para su aceptación.

ACEPTAR