La villa volvió a albergar por décimo quinto año consecutivo la celebración del Día del Tratado, donde 150 figurantes y más de 2.000 turistas, han rememorado esta importante firma para la historia

7 de Junio de 1494. La villa volvió a rememorar 523 años después el conocido Tratado Tordesillas, donde castellanos y portugueses, decidieron, el futuro de una gran parte del mundo conocido y desconocido. Una “raya imaginaria” de polo a polo establecía una frontera de división territorial, que determinaría la actual configuración de América.

Un año más y ya van quince ediciones, el acto de representación arrancó con la llegada de los embajadores y cartógrafos de Castilla y Portugal, que con la mediación del Papa Alejandro VI, llegarían al acuerdo con el que acabaría conociéndose en el mundo entero, como “El Tratado de Tordesillas”.

Durante el acto, una vez en las Casas del Tratado – lugar donde tuvo la firma – se narra y escenificó los compromisos adquiridos con anterioridad en la ciudad portuguesa de Alcáçovas entre los reyes de Castilla y Portugal, y que condicionarían la navegación y la búsqueda de rutas alternativas para llegar a ‘Las Indias’. Los embajadores y peritos cartógrafos, en esta representación, llevaron a cabo una exposición de motivos y razones de los monarcas que les envían.

Un vídeo proyectado sobra la fachada de las Casas del Tratado expuso en imágenes los antecedentes geográficos, económicos y políticos que ocurrieron y que dieron como consecuencia que Castilla y Portugal eligieran Tordesillas para poner fin  sus diferencias.

José Luis Sainz, presidente del Centro de Iniciativas Turísticas de Tordesillas – organizador de este evento- apuntaba como “a través de esta celebración buscamos llamar la atención sobre la importancia de este acontecimiento, ya que el tratado que se firma en nuestra localidad tuvo y tiene unas consecuencias inimaginables. Este año hemos buscado resaltar es el tema del idioma, donde actualmente más de 600 millones de personas tenemos como lengua oficial el castellano gracias a este tratado”.

Por otro lado Francisco Javier Campos, concejal de festejos del Ayuntamiento de Tordesillas, que representaba el papel de Pedro Corrales, reconocía como “para la localidad estas iniciativasson muy positivas y se suman a la oferta turística que tenemos. Hoy en día el motor de Tordesillas es este sector y la hostelería por lo que días como estos son muy importantes para la villa”.

Otro de los figurantes fue Isaías García, que representaba a Rodrigo de Cárdenas, embajador castellano, y reconocía como “a través de este acto buscamos dar a conocer aún más si cabe este tratado. Creo si se hubiera firmado en otra localidad fuera de Castilla y León, estoy seguro que tendría mucho más auge o se le hubiera dado más importancia de la que la damos los castellanos”.