El objetivo de la Diputación de Valladolid es destinar al Plan de Choque 12,7 millones de euros, de los que 5 millones se destinarían a políticas de empleo, 3,2 millones a políticas sociales y 2,7 a ayudas a los ayuntamientos

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, ha dado a conocer las líneas básicas del Plan de Choque que el Equipo de Gobierno de la institución provincial, formado por los grupos Popular y Ciudadanos, está elaborando para hacer frente a la crisis económica y social generada por el coronavirus COVID-19.

Conrado Íscar ha dejado claro que “este no es un Plan cerrado. Creemos que en momentos excepcionales es necesario esforzarse en aunar criterios, remangarse juntos para trabajar en ganar el futuro inmediato” y ha anunciado que hoy mismo, el Equipo de Gobierno va a celebrar la primera reunión con el resto de los Grupos porque “entendemos que para hacer frente a la crisis económica y social que ya estamos padeciendo es más necesario que nunca un gran pacto entre los Grupos Políticos representados en la Diputación de Valladolid con el fin de concretar las diferentes actuaciones que nos permitan ayudar a paliar las graves consecuencias de la crisis”.

En este mismo sentido ha señalado también que “queremos consensuar con el Mesa del Diálogo Social de la provincia de Valladolid, hoy más necesario que nunca. Como seguiremos escuchando las propuestas y sugerencias de todos los sectores afectados”.

MÁS DE 12 MILLONES DE EUROS

El objetivo de la Diputación de Valladolid es destinar al Plan un total de 12.773.000 euros. Para ello, se destinan al Plan 2.266.000 euros procedentes de modificaciones de partidas del actual presupuesto 2020; 826.000 suplementarios recibidos de la Junta de Castilla y León dentro del Acuerdo Marco de Servicios Sociales; 6.114.000 euros procedentes de remanentes, entre los que incluyen los 2.669.000 euros de superávit que, en principio, se tiene que dirigir a inversiones financieramente sostenibles; y los 1.567.000 ya destinados a actuaciones para hacer frente al COVID y que fueron aprobados en el pleno del pasado mes de abril

En cuanto al destino de esos fondos, la propuesta del Equipo de Gobierno es distribuirlos en cuatro grandes partidas: promoción del desarrollo económico y defensa del empleo, con 5 millones de euros; reforzamientos de las políticas sociales, con algo más de 3,2 millones de euros; apoyo a los ayuntamientos, destinando 2,75 millones de euros; y elaboración de un plan de contingencia al que destinan 1,8 millones de euros

DESARROLLO ECONOMICO Y EMPLEO

Conrado Íscar ha destacado que en esta materia la prioridad “va a ser defender a los autónomos y a las pymes, especialmente a las micropymes, asentadas en nuestro mundo rural, y de manera especial a sectores como el pequeño comercio rural y el turístico, sobre todo la hostelería y la hotelería”, a los que ha agradecido “el esfuerzo de solidaridad y empuje que están mostrando. Agradecérselo a todas esas personas que lo único que hacen es trabajar durísimamente para generar empleo y riqueza en la provincia de Valladolid

En este ámbito, dotado con 5 millones de euros, se pretende trabajar en 6 grandes líneas que van desde las ayudas directas para gasto corriente, a ayudas de financiación, o de modernización y digitalización, incluyéndose en este apartado la promoción del teletrabajo y de la potenciación de la venta electrónica. También se incluirán ayudas específicas para el comercio de proximidad y para el sector turístico, con un plan de fomento y campañas de promoción. Se incluye también la creación de líneas de consultoría y asesoramiento para afrontar los nuevos retos económicos,

POLÍTICAS SOCIALES

Será el segundo apartado en importancia, con 3.220.000 euros, porque va a ser “imprescindible para hacer frente a los gastos generados por la pandemia y para atender las nuevas necesidades surgidas de la crisis, especialmente de las personas más vulnerables”. También se incluye en esta partida los gastos de refuerzo de personal que va a ser necesario acometer en esta Área.

Los datos demuestran que ya se han empezado a notar los efectos de la crisis. Los CEAS han derivado 176 personas al Equipo de Promoción de la Autonomía Personal y a 198 al Equipo de Inclusión Social. Se han concedido 93 nuevas ayudas de emergencia por un importe de casi 33.000 euros. Se ha suministrado alimentos a 274 personas en estado de necesidad, a los que hay que sumar las tarjetas de alimentación infantil que se han entregado a 210 menores en situación de vulnerabilidad. O se va a repartir una ayuda directa a las familias de los 535 niños con beca de comedor.

Como ha señalado Conrado Íscar, “son solo algunos datos que nos anticipan la magnitud de la crisis social que está generando el coronavirus. Y la Diputación de Valladolid va a estar, como siempre, con los que más lo necesitan”.

APOYO A AYUNTAMIENTOS Y PLAN DE CONTINGENCIA

El apoyo a los ayuntamientos de la provincia será el tercero de los apartados, al que se van a destinar 2.750.000 euros, de los que 2.000.000 se destinan a través de la Caja de Crédito a financiar gastos derivados de la crisis y 750.000 euros son transferencias directas.

Estas transferencias se unen a otras actuaciones en materia de empleo como el Plan de Apoyo al Empleo de la Diputación (1,8 millones), el Fondo de Actividades y Servicios (1,1 millones), el PREPLAN de la Junta de Castilla y León (más de 500.000 euros, con parte de financiación de la Diputación de Valladolid), o el programa de Cuadrillas Forestales (más de 400.000 euros, cofinanciado Junta y Diputación).

El Plan de Choque se completa con la creación de un plan de contingencia por importe de 1.803.000 euros, siendo previsores para el futuro y con el hacer frente tanto a posibles gastos sobrevenidos como a un rebrote en otoño de la pandemia. “Si la pandemia vuelve, como auguran la mayoría de los expertos, no puede pillarnos desprevenidos. Sería una irresponsabilidad”.