El equipo de gobierno aclara que el evento propuesto por los organizadores “no cumplía con ningún control horario ni presencial, ni de medidas de seguridad”, aunque desde IU recalcan que “se ha buscado boicotear cualquier acto alternativo, crítico y que sea visible”

Las discrepancias a nivel nacional a sazón del 8 de marzo  -Día Internacional de la Mujer-, han hecho acto de presencia también en la localidad de Tordesillas. La reciente reactivada asamblea de IU Tordesillas se ha mostrado “disconforme con la decisión del alcalde de no permitir realizar un acto alternativo a los institucionales para conmemorar el Día de la Mujer Trabajadora”.

La formación de izquierdas había planteado una exposición en la Plaza Mayor con testimonios de mujeres para ilustrar “el avance en la conquista de derechos de las mujeres y la necesidades de seguir luchando por ellos”.

El equipo de gobierno ha desautorizado esta propuesta, pues entiende que la propuesta organizada por la formación de izquierdas “no planteaba ningún tipo de control horario, ni presencial ni de medidas de seguridad. Hemos consultado antes de tomar la decisión tanto a la Subdelegación de Gobierno como a la Delegación Territorial de la Junta”. Oliveira, alcalde de la localidad, apunta que “hace un mes estábamos pidiendo el autoconfinamiento, y tras lo que ha sufrido el pueblo de Tordesillas en esta tercera ola, creemos que no es el mejor momento. Se les ha planteado buscar una ubicación con todo controlado, pero nos dijeron que lo estudiarían”. El regidor subraya cómo “desde el gobierno se han planteado alternativas seguras y bajo un amparo legal como la campaña ¿Qué le dirías a ella?’, además de iluminar la fachada principal del Ayuntamiento y el Puente Medieval de color morado, a lo que se suma la colocación, en el balcón principal de nuestro Ayuntamiento, de una pancarta para reivindicar el Día Internacional de la Mujer”.

Desde IU Tordesillas declaran que “no hay argumentos desde el punto de vista de la movilidad o de la seguridad ciudadana  que justifiquen esta decisión del equipo de gobierno”. Además creen que “la situación sanitaria tampoco es un argumento de peso, porque en situaciones epidemiológicas más complicadas el Ayuntamiento ha realizado diversos actos, con los que simpatizan, pero con más capacidad de concentración de personas: como un mercadillo navideño, la cabalgata o exposiciones al aire libre más grandes que la propuesta. “Solo nos queda pensar que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, es decir, apoyándose en la lamentable situación de excepcionalidad, se ha intentado boicotear cualquier acto alternativo, crítico y que sea visible. Más que una posición reflexionada parece una posición partidista”, concluyen.