La operación ‘Cogoteropal’ de la Guardia Civil ha permitido detener a una organización criminal a la que se le atribuyen varios hurtos y robos cometidos en áreas de descanso en Castilla y León y Madrid

La Guardia Civil de Palencia ha detenido a cuatro hombres de diferentes nacionalidades y edades como presuntos autores de delitos de robo con violencia, hurto y pertenencia a organización criminal. La operación ‘Cogoteropal’ se activó a raíz de los hurtos y robos cometidos en varias áreas de descanso en las provincias de Palencia, Valladolid, Burgos, Ávila y Madrid.

Esta operación ha permitido que la Guardia Civil de Valladolid y Palencia haya desmantelado dos bandas que aparentemente no guardaban ninguna conexión entre ellas. Sin embargo, ambas organizaciones criminales estaban especializadas en el robo del interior de vehículos y actuaron en Valladolid en fechas cercanas.

La red detenida en Palencia habría dado dos golpes en Simancas y Tordesillas además de otros nueve en el resto de las provincias. La otra, centró todos sus golpes en el municipio de Tordesillas, según informa la Guardia Civil. Según han explicado los agentes, el modus operandi de la banda palentina consistiría en ir a las zonas de descaso y aprovechar el momento en que los ocupantes abandonaban sus vehículos para sustraer todas sus pertenencias. Uno de los principales objetivos eran los vehículos con matrícula extranjera quiénes portarían maletas y bolsos de mayor valor. En algunos casos llegaron incluso a ejercer violencia física para lograr sus propósitos.

Según ha podido confirmar la Guardia Civil, los detenidos y diligencias instruidas han sido puestos a disposición Juzgado Primera Instancia e Instrucción número CINCO de los de Palencia.