El Ayuntamiento de Tordesillas tiene montado un dispositivo en contacto permanente con la delegación territorial de la Junta y la Diputación de Valladolid para que la población cumpla con las obligaciones, donde su incumplimiento supondrá sanciones económicas

A pesar de la entrada en vigor del Estado de Alarma decretado por el Gobierno Central, algunos paseantes o deportistas continuaban a primera hora de este domingo recorriendo las calles del municipio. Tal y como ha confirmado fuentes del consistorio, se han tenido que llevar a cabo diversas intervenciones en dos establecimientos ayer y uno en el día de hoy, tras hacer caso omiso de las medidas de cierre de obligado cumplimiento. La mayoría de los establecimientos han asumido el Estado de Alarma echando el cierre sin mayor problema. Sin embargo, ya a partir de la tarde las calles quedaban prácticamente desiertas, a excepción de algún vecino con su mascota o algunos vehículos. La labor de la Protección Civil de Tordesillas ha recorrido las calles recordando a los diferentes vecinos mediante megáfono, la obligación de permanecer en sus domicilios.

El Ayuntamiento, a través de su alcalde Miguel Ángel Oliveira, también ha recordado como “se ha establecido un dispositivo montado desde el Ayuntamiento con tres personas, uno con las  redes sociales y la línea verde, otro con el teléfono habilitado de guardia con los correos electrónicos, ambos en casa, y otro más en movimiento con el dispositivo de Protección Civil, todos coordinados desde alcaldía. Además mantengo contacto permanente con Subdelegación de Gobierno, Delegación territorial de la Junta y presidencia de la Diputación Provincial de Valladolid”. El resto de concejales del equipo de gobierno están en permanente contacto para tomar cualquier decisión que sea necesaria.

De cara a este lunes, y con el permiso de vuelta al trabajo de gran parte de la población, la Policía Local anuncia que intervendrá ante toda situación que llame su atención. En este sentido, recuerdan que el transporte, tanto a pie como motorizado, debe realizarse de forma individual –salvo en caso de personas dependientes-. Se intervendrá, por ello, ante cualquier vehículo o grupo de personas que circule sin justificación o que no cumpla lo decretado.

Dada la excepcionalidad de la situación y el riesgo de contagio del Covid-19 que existe, es importante destacar que este cuerpo –que cuenta con todos sus agentes operativos al 100% y está cumpliendo sus turnos a rajatabla- tiene capacidad de aplicar la ley de Seguridad Ciudadana y, en casos extremos, el Código Penal, para quienes salgan a las calles incumpliendo la nueva normativa. Esto podrá suponer sanciones económicas que van de los 100 a los 600 euros. Además, en caso de que exista desobediencia o resistencia a la autoridad, los agentes se verán además capacitados para sancionar con entre 601 y 30.000 euros por “falta grave”.

Cruz roja, desde su centro de contacto y proximidad local de Tordesillas lleva realizando toda la tarde llamadas de seguimiento y dando recomendaciones a personas de riesgo por el COVID-19. Se engloba dentro de campaña en la que tenemos agendadas a más de 5000 personas en toda la provincia de Valladolid.