Un gol de Slavy permitió al Real Valladolid Promesas alzarse con el Trofeo por segundo año consecutivo, tras un igualado encuentro frente a un Tordesillas que mantuvo un buen nivel asediando el área blanquivioleta hasta el final

El Real Valladolid Promesas sumó su decimotercer Trofeo Diputación de Valladolid tras superar este jueves, en la final, al Atlético Tordesillas gracias a un solitario gol de Slavy y a la defensa férrea del resultado en los instantes finales de cada parte ante el asedio del Atlético Tordesillas.

El filial saltó al césped de Simancas con mucha fuerza a nivel ofensivo e intentó sorprender al Tordesillas con numerosas entradas por la banda. Maroto lo intentaba en el minuto 11 con un saque de esquina que cabeceó Slavy por encima de la portería, pero que enmendó en la siguiente jugada al sumar el primer gol para el Promesas: Joáo Pedro inició la acción con una carrera por el lado izquierdo y prolongó a Diego Moreno que dejó todo el trabajo hecho para que el nueve blanquivioleta introdujera el balón dentro de la portería.

Con el 0-1 en el marcador los de Baptista intentaron ampliar la renta en la primera parte y a punto estuvieron de conseguirlo en el minuto 19 tras una recuperación de Tunde en la que abre a Slavy, pero Álvaro se hizo con el balón, y también siete minutos más tarde en un saque de esquina botado por Maroto que cabecea Quintana a las manos del cancerbero tordesillano.

El equipo de Miguel de la Fuente fue de menos a más en los últimos 15 minutos de la primera parte y terminó invadiendo el área blanquivioleta en búsqueda de la igualada: Mongil asistió en el 33’ a Cachuli para que rematara de cabeza y Yari tuviera que estirarse para desviar el balón a saque de esquina, y de nuevo el centrocampista probó suerte desde la frontal en el minuto 38, pero su disparo se marchó por encima de la portería.

La ocasión más clara para el Promesas en la segunda parte la tuvo Joáo Pedro en un uno para uno que desbarató Álvaro, mientras que el equipo de la Villa del Tratado pudo lograr la igualada en los instantes finales del partido: Anderson lo intentó tras hacerse con un rechace en el minuto 89 y Cachuli no consiguió acertar de cabeza en dos saques de esquina durante el tiempo de descuento.

Entrevistado al finalizar el encuentro, el jugador del Tordesillas, Cachuli, señaló que «ha sido un ‘derby’, por así decirlo, muy intenso. En la primera parte nos ha costado y han tenido mucho el balón, pero hemos intentado contrarrestar. Se nos han puesto por delante pronto pero hemos conseguido mantener el partido igualado, tratando de meterles el miedo en el cuerpo con algunas buenas ocasiones. En la segunda parte nos lo hemos creído por algún momento y hemos tenido alguna oportunidad. El partido nos sirve para coger ritmo, hacer equipo, conocernos mejor entre nosotros y llegar a por el primer partido de liga buscando los tres puntos. Va a ser una liga muy dura y larga, queremos ir creciendo partido a partido, y ojalá superemos lo de la pasada temporada».

Una vez finalizado el partido, el blanquivioleta Mario Maroto fue reconocido como el jugador más destacado del XXVIII Trofeo Diputación mientras que Slavy y Raúl Calvo, del Real Valladolid Promesas y Atlético Tordesillas, respectivamente, recibieron el trofeo de máximos goleadores con tres goles cada uno. El propio presidente de la Diputación, Conrado Íscar, estuvo presente en la entrega de trofeos, mientras que también acudieron a la entrega el diputado de Deportes, Javier González Vega, el alcalde de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira, o el primer edil de Simancas, Alberto Plaza, entre otros representantes.

Tras la entrega, Conrado Íscar ha señalado que «es un orgullo ver toda esa labor que venimos haciendo todos estos años. Este Trofeo demuestra ese potencial que tenemos en la provincia y esa defensa del deporte. Las administraciones tenemos que seguir apoyando esos valores que muestra el deporte. Todo esto sería imposible sin la colaboración de Ayuntamientos y clubes. El Trofeo Diputación es ya un referente y son cada vez más las peticiones por parte de los Consistorios para celebrarlo, pues son muchos los municipios que reúnen las condiciones para acogerlo. Mientras tanto, el Torneo femenino también ha ganado un peso exponencial».

La anécdota de la final tuvo como protagonista al colegiado del partido, Marcos Pastor, que pidió matrimonio a su novia Beatriz durante la entrega de premios y trofeos ante los dos equipos, autoridades y público asistente. Ella aceptó la petición totalmente emocionada entre los aplausos de todos.

Incidencias: Estadio Municipal “Los Pinos” (Simancas). 400 espectadores.

Mario Maroto, mejor jugador del torneo, y Slavy y Raúl Calvo, máximos realizadores con tres goles cada uno.

C.D. ATCO. TORDESILLAS (0): Álvaro; Mongil (Raúl 73’), Víctor, Cachuli, Abra; Héctor (Fede 46’); Unai (Anderson 46’), Camilo (Miguel 46’), Canito, Samuel (Julio 73’); y Jesús. No jugaron ni Farolo (p.s.) ni Villa.

Entrenador: Miguel de la Fuente.

REAL VALLADOLID PROMESAS (1): Yari; Iker Pérez, Víctor Rofino, Kike Ríos, Diego Moreno; Quintana, Fran Rivera (Fran López 59’); Tunde (Chuki 59’), Maroto, Joáo Pedro; y Slavy (Iván Cedric 70’). No jugaron Fred (p.s.), Lucas Rosa, Jesús Martínez ni Adri Carrión.

Entrenador: Julio César Baptista.

Árbitro: Pastor González (CyL). Expulsó al entrenador del Atlético Tordesillas, Miguel de la Fuente, en el minuto 84 y amonestó a Jesús (46’), Abra (52’), Canito (56’), Samuel (58’), Julio (83’) y Miguel (89’), por parte del Atlético Tordesillas, y a Tunde (38’), Kike Ríos (61’), Quintana (81’), Iker Pérez (83’), Chuki (89’) y Fran López (89’), por parte del Real Valladolid Promesas.

Goles: 0-1 (12’): Slavy.

Fotografías: Rosa M. Martín y Pilar Alonso.