El pleno municipal, por mayoría absoluta, ha desestimado las veinticuatro alegaciones presentadas, ya que “todas las modificaciones llevadas a cabo en la nueva normativa están de acorde a la ley. El festejo tradicional taurino se adecúa al Decreto Ley y ahora será la Junta la que deberá dar conformidad al nuevo Reglamento.

El Ayuntamiento de Tordesillas aprobó este martes en pleno desestimar por mayoría absoluta las veinticuatro alegaciones presentadas a la nueva ordenanza del Toro Vega. Un reglamento que pese a esta actualización mantiene la esencia del festejo,  y que de esta forma se adapta a lo dispuesto en el Decreto Ley 2/2016, por el que se prohíbe la muerte de las reses de lidia en presencia de público en los espectáculos taurinos populares y tradicionales en Castilla y León.

El consistorio apunta que el festejo taurino tradicional “Toro de la Vega” está regulado por el Decreto 14/1999, de 8 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de la Comunidad de Castilla y León, y por el mencionado Decreto Ley 2/2016. Respecto al incumplimiento de la citada normativa expuesta en las diferentes alegaciones, lo primero que hay que señalar es que “el Ayuntamiento de Tordesillas no realiza una modificación de forma voluntaria de las bases reguladoras según lo establecido en el artículo 29, punto 6, del Decreto 14/1999. Es una modificación que viene motivada por el Decreto Ley 2/2016, y que resulta necesaria y obligada hacer para poder celebrar el Torneo del Toro de la Vega cumpliendo dicho Decreto Ley”.

En este sentido, los artículos que se han modificado hacen alusión directa o indirectamente a la muerte del toro, o son necesarios modificar para garantizar la seguridad e integridad de los torneantes y del toro en el desarrollo del torneo con la nueva normativa. Por tanto, se han modificado solamente aquellos artículos que se ha considerado necesario adaptarlos al Decreto Ley 2/2016, respetándose al máximo la redacción de las Bases originales.

Desde el propio Ayuntamiento, y ante las declaraciones  de algunas asociaciones, se ha querido aclarar que  “el festejo del Torneo Toro de la Vega ya fue declarado tradicional por Orden de 7 de septiembre de 1999, por parte de la Consejería de Presidencia y Administración Territorial. Las modificaciones en el articulado previstas no suponen una nueva declaración de festejo tradicional, tal y como recoge el punto 2 de la disposición adicional del Decreto Ley 2/2016”.

“El Torneo del Toro de la Vega, patrimonio etnográfico de Tordesillas, creado a lo largo de los siglos, por los conocimientos y actividades taurómacas de los tordesillanos como expresión relevante de la cultura tradicional del pueblo de Tordesillas, en sus aspectos materiales, sociales y espirituales, y transmitido por herencia de generación en generación, constituye un bien comunal de la Villa, y un patrimonio tordesillano único en el mundo. Se trata de la única opción que teníamos para mantener el torneo, con una celebración reglada y sin muerte del astado” ha declarado el alcalde de la localidad, Miguel Ángel Oliveira.

En su expositivo, el consistorio recoge que la tauromaquia forma parte del patrimonio cultural digno de protección en todo el territorio nacional, tal y como expone la Ley 18/2013, de 12 de noviembre, para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural. Así, en su artículo 3, se establece que los poderes públicos deben garantizar la conservación de la Tauromaquia, en su condición de patrimonio cultural, y deben promover su enriquecimiento, de acuerdo con lo previsto en el artículo 46 de la Constitución.

Divisa

Respecto a la divisa y a las alegaciones sobre su uso, se pone de manifiesto que “ésta tendrá un punzón o un doble arpón de una longitud máxima de 80 mm, de los que 30 mm como máximo serán destinados al elemento punzante, que tendrá una anchura máxima de 16 mm”. Estas divisas apunta el consistorio, son las mismas que se autorizan en las corridas de toros, novilladas con picadores y festejos mixtos de ambas, que están reguladas en el artículo 49 del Decreto 57/2008, de 21 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento General Taurino de la comunidad de Castilla y León. En ningún caso se contempla, al igual que ocurre en los festejos taurinos mencionados, que las heridas que se produzcan en el toro al clavarse la divisa puedan producir la muerte del mismo.

Como máximo, se le podrán colocar al toro 7 divisas, dándose por finalizado el Torneo si ocurriese este hecho. En este caso, el toro sería proclamado vencedor del Torneo o bien el Torneo sería declarado nulo, siempre a juicio del Jurado o Comisión. Esto no quiere decir que sea obligado colocar estas 7 divisas, si el jurado del Torneo estimase que la primera divisa colocada o una posterior fuese ganadora, el torneo también se daría por finalizado, proclamándose vencedor el torneante que la hubiese colocado. Por otro lado, el toro resultaría vencedor del Torneo si rebasase los límites establecidos para la disputa del Torneo.

Los torneantes podrán ir a pie o a caballo. Todos aquellos que quieran participar en el Torneo deberán inscribirse en el Ayuntamiento de Tordesillas en el plazo indicado a tal efecto. El número máximo de torneantes que podrán participar en el Torneo será de 50. El Ayuntamiento de Tordesillas establecerá cada año cuántos de éstos serán a pie o a caballo, siendo éste quien entregará a cada persona que participe en el Torneo una única divisa. Finalizado el Torneo se devolverá el toro a los prados comunales de la Villa, donde, si resultara vencedor del Torneo, recibirá los honores correspondientes.

Si todo sigue los trámites establecidos, este próximo mes de septiembre, Tordesillas revivirá el Torneo del Toro de la Vega bajo una nueva ordenanza reguladora.