El consistorio de Tordesillas busca una solución sostenible y respetuosa con el medio ambiente para controlar las plagas sin utilizar productos tóxicos.

El Ayuntamiento de Tordesillas inicia los ensayos para controlar la población de roedores mediante trampas inteligentes. El objetivo de estas medidas es probar la capacidad de estos sistemas tecnológicos para acabar con la proliferación de ratas en el municipio.

La tecnología ‘Smart Pipe’ de la compañía Anticimex, especializada en control de plagas, es la elegida por el consistorio para controlar la proliferación de ratas y minimizar los riesgos que esta especie puede acarrear. El sistema digital de trampas automáticas permite detectar y eliminar al roedor gracias a sensores de movimiento y temperatura. Cuando la trampa ha hecho su función, se reestablece inmediatamente y vuelve a esta lista para actuar de nuevo.

Según el alcalde, Miguel Ángel Oliveira, «es muy importante buscar soluciones innovadoras, efectivas y con el menor impacto medioambiental posible para mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos. Si este ensayo resulta exitoso, estudiaremos la posibilidad de extender el tratamiento a otras zonas del municipio”.

Esta tecnología reduce al máximo los productos químicos, respetando el medio ambiente y la seguridad de los vecinos. Este sistema también monitoriza en tiempo real la funcionalidad de las trampas. El Ayuntamiento apela a la responsabilidad ciudadana y anima a los vecinos a notificar cualquier indicio de plaga que encuentren en la ciudad.