Tanto el organismo regional como la FRMP recomiendan suspender las fiestas municipales este verano en Castilla y León tal y como ha confirmado en su comparecencia el vicepresidente, Francisco Igea

La Junta de Castilla y León de acuerdo con la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP) recomiendan que se suspendan las fiestas locales y municipales este verano en la Comunidad al considerar que no existen motivos de celebración. Ante esta noticia, Tordesillas, que tenía previsto tomar una decisión sobre sus fiestas patronales el próximo 10 de julio, se reunirá seguramente la próxima semana con los representantes de las peñas y asociaciones de la villa. El objetivo, tal y como han confirmado a este medio Miguel Ángel Oliveira, será el de “trasladar la información aportada por la Junta de Castilla y León a este respecto de cara a tomar una decisión definitiva sobre las fiestas patronales de 2020.

En su comparecencia posterior al Consejo de Gobierno extraordinario, el vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, reconoció que es una de las “medidas más desagradables y difícil” de las que se adoptan para avanzar en la nueva normalidad.

Igea afirmó que la Junta tiene competencias para la suspensión de estos eventos sociales cuando suponen un riesgo para la salud pero aseguró que han optado por la “estrategia del consenso y la concienciación”, a la vez que recalcó que el acuerdo con el órgano de representación de ayuntamientos y diputaciones (FRMP) es unánime.

Para que esta recomendación sea atendida por los municipios y ciudades, explicó que se cuenta con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, las policías municipales y los inspectores de la Junta, cuya plantilla se puede ampliar conforme a los cambios que se introducen en la Ley de Función Pública.

Igualmente, recordó que existe un régimen sancionador, cuyas multas en función de la gravedad pueden llegar a los 12.000 euros, si bien se mostró convencido de que no se llegará a esa situación porque todos son conscientes de dificultad de celebrar eventos donde no se puede controlar el aforo.