El Pleno modifica los presupuestos para pagar los 23.567 euros reclamados al Consistorio en concepto de IVA no declarado, aunque González Poncela asegura que recurrirá porque “hay un celo particular de Hacienda con los Ayuntamientos” y asegura que “en ningún caso ha habido sanción ni intención de defraudar”.

El Pleno del Ayuntamiento de Tordesillas aprobó este martes la modificación de los presupuestos de 2017 para acometer el pago de los 23.567 euros que Hacienda reclama al Consistorio en concepto de IVA no declarado. Dicha cuantía –que proviene de la contabilidad del autoconsumo de agua y la venta de piñas- corresponde en 19.104 euros al año 2013 y en 4.463 euros al 2015.

Para el pago de la misma se han acomodado las cuentas a través de un suplemento de crédito de 16.000 euros, siendo los 6.697 restantes liquidados a través de un expediente de devolución de ingresos en distintas partidas presupuestarias.

El asunto ha generado debate entre los distintos grupos municipales, después de que el portavoz del PP, Miguel Ángel Oliveira, recriminase al gobierno local haber “defraudado a Hacienda”. El alcalde, José Antonio González Poncela, ha anunciado que se pagará la cuantía aunque recurrirán la reclamación, ya que, según el gobierno, “hay un celo particular de Hacienda con los Ayuntamientos para que paguemos impuestos que antes no pagábamos”.

El primer edil afirma que “no ha sido una inspección, sino una declaración complementaria por discrepancia de criterios” y considera que “en ningún caso ha habido sanción ni intención de defraudar”. Sin ir más lejos, en el caso de la venta de piñas, ha señalado que “ahora tenemos que declarar como gestores forestales y no como administración pública, lo cual es el criterio de un inspector concreto”.

“No es un problema local de Tordesillas, sino que ocurre lo mismo con otros Ayuntamientos”, afirma González Poncela, insistiendo en que “Hacienda por un lado hace una amnistía fiscal para que los defraudadores no paguen impuestos y por otro lado a los Ayuntamientos se les piden impuestos que antes no pagábamos”. El alcalde considera “rocambolesco” que Hacienda “pida impuestos de 2013 y 2015 pero no de 2014” y afirma que “aunque esto no ha ocurrido nunca hasta ahora seremos más cuidadosos con este tema”.

Desde la oposición, Miguel Ángel Oliveira criticó al gobierno de no responsabilizarse de la reclamación. “Aquí se justifica todo lo justificable y todos tienen la culpa salvo el gobierno; ahora el culpable es Hacienda, es increíble”, señaló. El portavoz del PP incidió en que “si tenían dudas al respecto tenían que haber consultado”, indicando que tanto la Junta como la Diputación provincial ofrecen un servicio de asesoramiento a los Ayuntamientos.

Por su parte, la concejal de Tordesillas Toma la Palabra, Mercedes San José, se mostró también muy crítica con el equipo de gobierno en este asunto, pidiendo “mucho más celo” a la hora de llevar a cabo la liquidación de impuestos.

Modificación del Plan Especial del Casco histórico

Durante el plano, además, se aprobó definitivamente una modificación especial del Plan Especial del Casco histórico (PECH) promovida por una empresa particular, permitiéndose a la misma regularizar conforme a la normativa un establecimiento hostelero en un inmueble situado en el primer piso de la Plaza Mayor. Con esta medida se permitirá en adelante la instalación de establecimientos hosteleros en altura en el ágora Tordesillano.

A través de una moción presentada por TTLP, se instará además a la Junta a declarar el Mercado Medieval, que se celebra el primer fin de semana de octubre, como fiesta de interés turístico regional.