Esta misma semana se conocía, a través del Diario de Valladolid, que María del Milagro Zarzuelo (PP), ex primer edil, quedaba absuelta de cualquier responsabilidad al respecto. El Consistorio, al que no se le ha notificado este hecho por no ser parte demandante en la causa, confirma que, de ser así, continuará por la vía administrativa para que “pague quien corresponda”

53.000 euros es la cuantía que tuvo que pagar el Ayuntamiento de Tordesillas en el año 2015 al artesano que construyó la famosa ‘Bola del Mundo’ -aún sin colocar- diseñada para ser ubicada en la Plaza de la Chana. La renegociación con el artista de la obra tras la sentencia de la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León permitió al Consistorio local no pagar los intereses y el coste real de la instalación.

El Ayuntamiento de Tordesillas decidió entonces hacer uso la denominada acción de regreso, buscando que se depuraran las posibles responsabilidades al anterior equipo de gobierno. Esta semana, según daba a conocer el Diario de Valladolid, el fallo del Juzgado de Instrucción número 2 de Valladolid absolvía a la ex primer edil de cualquier responsabilidad penal por prevaricación administrativa en el ya controvertido caso ‘Bola del Mundo’.

Desde el consistorio, y ante estas informaciones vertidas por este medio de comunicación, el alcalde José Antonio González Poncela ha salido al paso confirmando que “no se nos ha comunicado nada,  además no somos parte demandante en la causa, por lo que la noticia que se ha filtrado es errónea”. El primer edil recuerda cómo “solicitamos la acción de regreso una vez se perdió el juicio con el encargado de llevar a cabo el proyecto de la Bola del Mundo. Queríamos depurar responsabilidades administrativas ante el anterior equipo de gobierno para conocer cómo se había llevado a cabo esta contratación, así como que quien lo hubiera contratado se hiciera responsable de pagarla” aclara González Poncela.

Cabe recordar que una vez se aprobó la acción de regreso, se tomó prueba testifical a todos los concejales de aquel equipo de gobierno, al arquitecto que desarrolló el proyecto de la rotonda de la Plaza de la Chana y a quien realizó la propia obra. Una vez tomada esta prueba, el secretario municipal creyó conveniente dar cuenta del mismo a la fiscalía para que conociera el asunto y valorara si se había incurrido en alguna acción penal o no.

“Por normativa, cuando pones en conocimiento una posible acción penal, queda suspendida la vía administrativa, por lo que esta quedó en suspenso”, afirma González Poncela, quien confirma además cómo “a día de hoy no se nos han comunicado si ha habido o no un indicio de alguna acción penal por parte del anterior gobierno popular”. En el supuesto de que no exista acción penal, el alcalde anuncia que “continuaremos con la acción de regreso en vía administrativa para que pague la bola aquel que le corresponda”.

Contratación de la escultura  

“En el año 2010 fue cuando se encargó esta escultura, factura que no fue abonada por el Consistorio al no tener esta consignación en el presupuesto. En este proceso no hubo un procedimiento de contratación, por lo tanto no se siguió la ley de contratos”,  recuerda Poncela, aclarando que “ el hecho de decidir quien tendrá que depurar responsabilidades en lo penal solo corresponde a fiscalía”.

Mientras tanto, y sin todavía dictaminar quien es el responsable de este desaguisado, una esfera de acero de seis metros de diámetro, con 35 letras de 1,10 metros de altura, espera en una nave municipal a ser instalada en algún momento.