A través del programa de la Junta ‘Patios Escolares’, el centro contará con una inversión de entre 50.000 y 150.000 euros para renaturalizar sus zonas exteriores en una iniciativa que pretende servir para luchar contra el cambio climático

El CEIP Pedro I ha sido uno de los catorce centros de la provincia que se beneficiarán del programa ‘Patios Escolares’, lanzado por la Junta de Castilla y León a través de las Consejerías de Fomento y Medio Ambiente y Educación. Dicho programa contará con un presupuesto de cuatro millones de euros para los próximos dos años, y está dirigido a transformar los espacios exteriores de los centros escolares de primaria y secundaria de Castilla y León. En concreto, la propuesta del centro tordesillano ha destacado entre las 293 presentadas por los colegios e institutos de toda la comunidad, que han presentado distintos planteamientos para desarrollar soluciones basadas en la naturaleza en esta primera convocatoria.

La Junta de Castilla y León busca, a través de este programa, «imprimir a sus políticas una nueva visión que provoque un cambio de mentalidad desde una mirada joven, entre cuyos valores se encuentran la ecología, el respeto a la biodiversidad, la lucha contra el cambio climático o el desarrollo sostenible». En esta línea de actuaciones, los consejeros de Fomento y Medio Ambiente y de Educación, Juan Carlos Suárez-Quiñones y Rocío Lucas, respectivamente, han presentado este martes el programa.

En la primera convocatoria el Gobierno autonómico ha seleccionado 65 colegios e institutos de Castilla y León que tratarán de transformar sus patios mediante actuaciones de renaturalización. Del total de centros seleccionados, 35 de ellos pertenecen al ámbito rural. Las intervenciones tendrán un carácter integral, estimándose un presupuesto de ejecución de entre 50.000 y 150.000 euros por centro.

En este sentido, el titular de Fomento y Medio Ambiente ha señalado que este proyecto “pretende conseguir una transformación significativa y ejemplarizante de los espacios exteriores de los centros educativos”, mediante actuaciones de renaturalización, con la finalidad de favorecer su adaptación al cambio climático. Asimismo, Juan Carlos Suárez-Quiñones cree que este programa es “un paso de gigantes en la colaboración entre educación ambiental y gestión ambiental y que la respuesta masiva de los centros ante la convocatoria es una demostración de la importancia y preocupación social por el cambio climático”.

Por su parte, Rocío Lucas ha destacado el objetivo del proyecto para que los alumnos de la Comunidad adquieran en la escuela no sólo conocimientos, sino también conciencia del mundo en el que viven. “Queremos que los patios de los centros escolares de Castilla y León sean simplemente más verdes, más sostenible y más instructivos. Queremos que el factor medioambiental, que tanto nos preocupa, se incorpore de forma natural a la educación”, ha indicado la titular de Educación.

Este programa forma parte de la respuesta de la Unión Europea a la COVID-19, a sus consecuencias sociales y para preparar una recuperación verde, digital y resiliente de la economía. Finalmente, el programa de adaptación climática de centros escolares ha sido incluido en la reprogramación del Programa Operativo FEDER de Castilla y León, realizada para la incorporación de los fondos europeos REACT-EU.

Diversas intervenciones

La Fundación Patrimonio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente implantará en los colegios e institutos seleccionados infraestructuras verdes, bajo el concepto de soluciones basadas en la naturaleza, con un carácter multifuncional. Estas instalaciones no solo mejorarán las condiciones climáticas sino que, al mismo tiempo, contribuirán a incrementar la biodiversidad, a desarrollar una estrategia alimentaria y a mejorar la salud de los estudiantes de la Comunidad.

Así, se llevarán a cabo plantaciones de arbolado, con prioridad de frutales, tanto por razones de biodiversidad, sumidero de carbono y resiliencia climática como por incluir un factor de educación alimentaria en los escolares; huertos escolares; jardines verticales o en pérgola; y todo tipo de obras que favorezcan la permeabilidad del suelo, como por ejemplo sustituir el pavimento por zonas verdes, entre otras.

Por su parte, la Consejería de Educación, dentro de su contribución a la Agenda 2030, implementará un programa educativo para el uso didáctico de las actuaciones en los patios. El departamento que dirige Rocío Lucas realizará también formación de los equipos de docentes que participen en el proyecto y coordinará el seguimiento y evaluación del desarrollo del proceso educativo.

Comprometidos con el medio ambiente

La Junta de Castilla y León lleva años impulsando diversas acciones en materia de sostenibilidad en el ámbito educativo. Un ejemplo es el sello ambiental ‘Centro educativo sostenible’, que las consejerías de Educación y Fomento y Medio Ambiente han concedido a 12 centros educativos el curso 2020-2021.

Asimismo, los alumnos también pueden participar en ‘Consumópolis’ -el pasado curso lo hicieron 1.380 estudiantes de 5º y 6º de Primaria y ESO de 55 centros-, en el programa Globe -desarrollado en colaboración con la NASA y en el que participaron 12 centros de Secundaria y Bachillerato-, o en el programa Ve2n.

Fotografía: Junta de Castilla y León.