Después de que las familias de alumnos con necesidades reclamaran de nuevo a la Junta disponer de este servicio se les ha concedido, al menos para lo que resta de curso.

El colegio Pedro I de Tordesillas ha conseguido que la Junta de Castilla y León le otorgue a una enfermera escolar. Después de la lucha de las familias de alumnos con necesidades reclamaran de nuevo frente a las Cortes, ahora han conseguido este servicio. Al menos durante el mes de julio. Pedían que se hiciera realidad el “compromiso adquirido” en 2016, cuando se aprobó una proposición no de ley para la puesta en marcha de un servicio de enfermería itinerante.

El centro educativo contará con una profesional que prestará servicio a los niños, sobre todo a Fabián, un niño con discapacidad. Su madre, Elisa Cerillo, ha pedido que la medida no se quede solo en este último mes de curso y que, en septiembre, cuando los estudiantes regresen a las aulas, sigan teniendo a esta enfermera. Este es un importante paso para las familias, que no necesitarán desplazar a sus hijos a la capital para su correcto desarrollo educativo.

Desde el consitorio han querido remarcar el «apoyo personal del la corporación municipal y del alcalde de Tordesillas en particular, para reclamar este servicio tan necesario para un vecino de la localidad».