Un desprendimiento de piedras a causa de las obras de rehabilitación del mirador del puente, cayó sobre uno de los dos rodeznos metálicos de la época industrial, hecho que ya ha sido notificado a Patrimonio y al Ministerio de Fomento para su reparación

Las obras del puente de Tordesillas entran en su recta final. La intervención para salvaguardar la estructura principal contó en el día de ayer con un pequeño sobresalto. Un desprendimiento de piedras ocasionado por las obras de retirada del mirador de la vaquera, caía de manera desafortunada encima de uno de los rodeznos del puente, produciendo importantes daños. La obra, dependiente del Ministerio de Fomento, ha contado con una inversión cercana a los 1.6 millones de euros, y  se ha desarrollado con carácter de urgencia,  una vez se detectaron graves daños en las cimentaciones del puente con pérdida de sección y/o descalce de alguna de sus pilas. Entre las intervenciones previstas, se encontraba restaurar el mirador existente en el vano 2 del alzado izquierdo y los restos de la viga del vano 1 debido a su mal estado de conservación, motivo por el cual se ha producido este desperfecto.

Desde el Ayuntamiento de Tordesillas, su alcalde Miguel Ángel Oliveira ha aclarado al respecto que “se debía retirar una placa de hormigón en mal estado y aunque han intentado evitar que cayeran cascotes, alguno se ha precipitado ocasionando estos daños a la rueda. Hemos notificado el hecho a la empresa y a  Patrimonio de la Junta de Castilla y León, quien ha redactado una carta para notificárselo al Ministerio de Fomento para que lo restauren y lo dejen como estaba. Buscaremos tener una reunión con el Director General de Fomento en Valladolid para poder comunicarle también este accidente”. El edil pide a los vecinos que “estén tranquilos, porque se restaurará en los términos que estaba”.

Fotografías: Ignacio Hernández Ballesteros