La peña más multitudinaria de Tordesillas lleva décadas marcando tendencia con su programa de fiestas particular, y derrochando creatividad y títulos en cada certamen.

Lo que comenzó, hace ya cerca de 50 años, como una humilde peña formada por nueve chavales, se ha acabado convirtiendo, con el paso del tiempo, en una de las pandas más multitudinarias y participativas de Tordesillas. Formada por cerca de 120 personas, ’El Infierno’ ha disfrutado de una apasionante andadura década tras década, en las que ha desarrollado su propio programa festivo y ha creado cantera gracias a sus descendientes, ’El Infierno Infantil’. El germen de esta peña proviene de ’Las promesas del mañana’, una panda de amigos que, entrados los setenta, fueron sumando a los integrantes de otras peñas, como ’El Rock’, ’El Destape’, ’La Boina’, ’La Esfinge’, ’El Bote’, ’Los Tigres’ y ’Los desertores’, todas ellas desaparecidas.

Ya en los ochenta decidieron hacer suyo el chaleco azul sobre camisa y pantalón blanco, asumiendo, como escudo representativo, un demonio sacado de un disco de Uriah Heep. A pesar de que, en esta misma década, sufrieron el incendio de uno de sus cuartos, nada pudo minar la moral de unos peñistas famosos por desarrollar sus propias actividades durante las fiestas. Así, y desde siempre, han celebrado sus vermús, comidas, parvas y degustaciones, incluidas fiestas muy particulares que han marcado tendencia. Hablamos, sin ir más lejos, de su popular concurso de cerveza, que causó sensación desde 1993 hasta 2001, cuando decidieron suspenderlo por cautela. Otro de sus encuentros estrella siempre fue la cangrejada de los lunes, que se llevó a cabo hasta 2016.

Sin embargo, si algo caracteriza a ’El Infierno’ es su creatividad a la hora de sorprender en el concurso de faroles. En su palmarés atesoran cuatro primeros premios, cuatro segundos y nueve terceros, entre otros galardones. Su participación en el certamen ha sido prácticamente continua, también en la categoría infantil, donde se han hecho con numerosos trofeos. “La esencia de las fiestas de la Peña es la noche de los faroles”, afirman, destacando el nivel que ha adquirido este concurso “con la entrada de peñas muy jóvenes que apuestan por mantener esta tradición, y que se merecen más y más premios cada año que pasa”.

Lamentablemente este año el Covid-19 ha obligado a los integrantes de ’El Infierno’ a paralizar su actividad, reservando el farol que estaban preparando para 2021. También su cuarto, perfectamente acondicionado y que mantienen durante todo el año, mantendrá sus puertas “cerradas a cal y canto” para evitar cualquier riesgo sanitario. “No nos gusta a nadie, pero no queda otra, y parece que la gente está concienciada de ello”, apuntan los miembros de ‘El Infierno’, quienes echarán de menos sus encuentros gastronómicos y su buen ambiente.

Pese al accidente del remolque que marcó las fiestas de 2017 y, en concreto, a los integrantes de esta peña, y a pesar de haber dejado atrás a algunos de sus componentes, desde ‘El Infierno’ apuestan por seguir revitalizando las fiestas, “sobre todo apoyando a las peñas más jóvenes, para que disfruten igual que lo hemos hecho nosotros durante tantos años, con celebraciones inolvidables, encuentros maravillosos y noches locas que siempre estarán en nuestro recuerdo”.