El consistorio adquiere este inmueble histórico , lo que supone la recuperación de uno de los emblemas patrimoniales de la villa, que ya estudia los posibles usos que podrá darle en un futuro cercano

El Ayuntamiento de Tordesillas ha formalizado la compra del Palacio de los Alderete de la localidad por un importe cercano a 213.000 euros. La firma de la adquisición, ha tenido lugar en la localidad entre el consistorio y Bankia, propietaria del inmueble, ya que Banco Sabadell, ha renunciado a la deuda pendiente para que se haya podido cerrar la operación.

En total han sido cerca de 3 años de gestiones por parte del Ayuntamiento de Tordesillas para adquirir este inmueble histórico, ubicado en la calle San Antolín, y cuya tasación oficial ha sido elaborada por una empresa independiente.

“A parte de buscar la atracción de empresas y la creación de empleo, este equipo de gobierno quiere también cuidar su casco histórico para darle vida y mantenerlo. Esta adquisición era fundamental para la villa, ya que se encontraba paralizada por un proceso concursal desde hace años, y esta era la única manera de desatascarlo” manifiesta, Miguel Ángel Oliveira, alcalde de Tordesillas.

El gobierno municipal anuncia que la “intención de eliminar el andamiaje del edificio será prioridad, para posteriormente dar por buenas las diversas fuentes de inversión de cara a dar vida al inmueble lo antes posible“.

Usos del inmueble

Desde el Ayuntamiento de Tordesillas ya se están estudiando los posibles usos para el inmueble. “Estamos barajando varias opciones con Patrimonio. Una, es que se realice una inversión total por parte del consistorio, y otra hacer una inversión público -privada para hacer rentable el inmueble. Queremos fomentar la vivienda en el casco histórico, y esto podría ser viable destinando el uso de una parte del inmueble a viviendas y el resto a uso municipal” declara Oliveira.  Dentro de ese apartado municipal, “el objetivo sería el uso de una única planta de unos 250 metros cuadrados, con jardines, y que podría destinarse para ubicar un museo de las ruinas halladas en Carricastro o de uso para el Ayuntamiento”.

Proceso de adquisición

El edificio, que posee dos escudos de Bien de Interés Cultural (BIC), fue declarado en ruina en 2010 por el Consistorio a consecuencia de su mal estado y de la inoperancia por parte de la propiedad a la hora de eliminar los peligros de derrumbe, que afectaban a los vecinos colindantes e incluso a vehículos y peatones por riesgo de desprendimientos.

La propiedad del palacio era de una corporación que tenía la intención de poner en marcha un establecimiento hotelero, si bien ese mismo año entró en concurso de acreedores con préstamos pendientes en dos entidades financieras –Bankia y Banco Sabadell- por un valor global de más de medio millón de euros.

En 2012, en vista de que el estado del edificio continúa empeorando, el Ayuntamiento, asumiendo la responsabilidad de la rehabilitación del edificio, encargó un proyecto de consolidación con un presupuesto de 96.889 euros. El administrador concursal informó entonces de que la propiedad del edificio no es de nadie, sino de la masa concursal, de modo que todo el dinero que se invirtiera en su reforma no podría recuperarse después.

Fue en ese momento cuando el Ayuntamiento de Tordesillas se planteó su adquisición para consolidar este edificio histórico. Tanto PP, PSOE, y VOX, se han mantenido a favor de la compra, a excepción de Tordesillas Toma la Palabra, que ya en la anterior legislatura, y con presencia en la corporación municipal, mostró su rechazo.

Apoyo desde el PSOE

Desde el grupo municipal socialista , su portavoz , Rafael García Valea mostraba su “satisfacción por la firma de la compra del Palacio de los Alderete de cara a comenzar las obras de consolidación del inmueble y eliminar los riesgos existentes  , así como eliminar los andamios “. García Valea reconoce como “no han sido fáciles las negociaciones con el principal acreedor del edificio. Ahora es el momento de que el equipo de gobierno se ponga manos a la obra para iniciar el proceso de consolación del edificio para darle un uso municipal”.