La obra de la autora Iria Groba será colocada este próximo otoño en el paseo de los Reyes en conmemoración al V Aniversario de la Batalla de Villalar

El Ayuntamiento de Madrid, ha dado a conocer como este próximo otoño, el parque del Retiro contará con una nueva escultura que honrará a la figura de Juana I de Castilla. Una estatua que servirá para poner a tan ilustre personaje en la historia, en el lugar y recuerdo que merece. La obra de la autora Iria Groba será colocada en el paseo de los Reyes por el quinto centenario de la batalla de Villalar. A su puesta de largo hace unos días en la capital, estuvieron presentes el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, la Delegada de Cultura, Turismo y Deporte de Andrea Levy  o el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco.

La batalla de Villalar constituyó el punto de inflexión definitivo para las aspiraciones de las tropas comuneras. La Revolución de las Comunidades de Castilla es uno de los hitos de la historia moderna española. Se trata de un episodio que, si bien fue desestimado durante los 300 años que siguieron a su desarrollo, el romanticismo decimonónico elevó a categoría de hecho singular histórico y símbolo de la lucha de un pueblo por su libertad.

El papel de la reina Juana I de Castilla

A través de la conferencia ‘La reina Juana, Madrid y las Comunidades de Castilla’, la sesión de clausura ha centrado el análisis en otra de las figuras tratadas como secundarias por la historiografía del movimiento comunero, pero que resultó tan determinante o más que la de Maldonado, Bravo o Padilla por su capacidad de inclinar la balanza de la contienda: Juana de Trastámara o la reina Juana I de Castilla. Ella es la legítima soberana de un reino que se reveló ante el abuso de la política filoflamenca de su hijo Carlos, cuyo hacer político mediante la omisión de acción favoreció la conclusión de un enfrentamiento que arrasaba Castilla.

La figura de Juana I de Castilla ha sido deliberadamente no considerada o interpretada desde parámetros tendenciosos tanto en su propia época como en momentos posteriores. Fue fácil para los cronistas de su marido convertir la vehemencia de quien fuera la hija de una poderosa soberana en desequilibrio mental para instrumentalizar esta supuesta locura y hacer uso del poder regio del que solo ella, por expresa decisión de la reina Isabel, Isabel la Católica, era la legítima titular.

El Ayuntamiento de Madrid contribuye así al fin de la leyenda negra que se cierne sobre ella honrando su memoria con la instalación de esta escultura. El boceto, obra de Iria Groba, artista plástica que, pese a su notable juventud, puede considerarse ya ejemplo representativo de la figuración escultórica contemporánea.

Fotografías: Ayuntamiento de Madrid