El grupo socialista lamenta no haber sido consultado para la gestión de las pruebas, apuntando a las “largas colas y esperas” durante las mismas, mientras que el gobierno local responde que “no estaba prevista tanta participación” y critican la “falta de implicación” del PSOE durante la pandemia.

El PSOE comarcal de Tordesillas ha mostrado este domingo su descontento, a través de una nota de prensa, con respecto a la organización del cribado masivo que ha tenido lugar a lo largo de la jornada. En su comunicado, los socialistas lamentan no haber sido consultados a la hora de organizar las pruebas. “Habitualmente se hacen reuniones a las que somos convocados los representantes de todos los Ayuntamientos de la Zona Básica de Salud de Tordesillas para cualquier tema, pero para establecer una pautas mínimas de coordinación para organizar un dispositivo como el que hoy debería haber en Tordesillas, no se ha contado con nadie más”, señalan.

“La organización ha pretendido analizar las muestras de unas 11.000 personas de los 22 pueblos que formamos parte del área de salud de Tordesillas, todo ello con un ritmo de 200 pruebas por hora, por lo que habrían necesitado 50 horas para llevarlo a cabo”, explican. Desde el PSOE señalan que “la realidad ha sido que no se ha llegado a las 2.000 pruebas realizadas y que las colas de espera han superado las cuatro horas de duración que mucha gente ha abandonado con temperaturas bajo cero”.

“Había otra manera de hacer las cosas, se podrían haber habilitado otros espacios para realizar las pruebas, como el centro de ocio, se podrían haber hecho también el sábado, o incluso se podría haber hecho al estilo de las mesas electorales, por barrios y por pueblos. En pleno siglo XXI podrían haber desarrollado un portal web a través de la app de Sacyl para controlar los tiempos de espera sin generar colas y acudiendo cuando tocase el turno, se podría haber priorizado a la gente mayor, a las personas con movilidad reducida”, apuntan desde el PSOE.

Los socialistas argumentan que “mientras la Junta clausura la hostelería, el comercio o la actividad lúdica y cultural, e incluso interpretan a su manera el RD de Estado de Alarma para adelantar el toque de queda a las 20h, previo aviso de que no pueden hacerlo, provocan una situación caótica en Tordesillas, desoyen a los sanitarios que voluntariamente han pedido acudir al cribado para ayudar y exponen a la población a unas colas angustiosas durante horas”. Por ello, consideran que “la gestión del dispositivo ha sido nefasta y por ello exigimos que se depuren responsabilidades, haya dimisiones y se pida perdón a la ciudadanía y a los Ayuntamientos de los pueblos de la ZBS de Tordesillas con los que no se ha contado en ningún momento para entre todos buscar una manera de hacer las cosas sencillamente mejor”.

El equipo de gobierno considera las críticas “fuera de lugar” y reprocha al PSOE su “falta de implicación” durante la pandemia.

En respuesta a las críticas vertidas por el grupo socialista, el alcalde, Miguel Ángel Oliveira, ha reprochado al PSOE su “escasa preocupación e implicación” durante todos los meses de pandemia. “En todo este tiempo la agrupación socialista no se ha preocupado de los problemas que la pandemia está ocasionando en Tordesillas, han sido incapaces de ponerse a disposición del Ayuntamiento en un momento tan extremo como el que estamos viviendo”. Oliveira considera las declaraciones del PSOE “fuera de lugar”, explicando que “fue la Consejería de Sanidad la que nos pidió instalaciones y voluntarios, indicando los protocolos para realizar las pruebas. Nuestro papel ha sido facilitar la gestión”.

El primer edil ha puntualizado que “al ser la incidencia tan alta en el área de salud de Tordesillas hemos intentado hacer el cribado cuanto antes”. “Hay que explicar que el cribado no estaba abierto a 11.000 personas, como dicen los socialistas, sino a muchas menos teniendo en cuenta las personas exentas de la prueba. Pese a todo, no se esperaba tanta participación y por eso los sanitarios, que han trabajado muy duro, han estado desbordados”, explica Oliveira.

“Lo que tendría que hacer el PSOE es pedir perdón y ponerse a trabajar. Les recordamos que el Ayuntamiento está en la Plaza Mayor y que pueden ir de vez en cuando para ver cómo está la situación, apoyando al equipo de gobierno y también a los vecinos de Tordesillas”, concluyó el primer edil.