La presidenta de Patrimonio Nacional, Ana de la Cueva, junto con el alcalde Miguel Ángel Oliveira y el subdelegado de gobierno, Emilio Álvarez entre otros, han inaugurado la placa con la quela institución y el Consejo General de la Arquitectura Técnica en España reconocen el primer testimonio documentado de un aparejador en España, en 1431.

La presidenta de Patrimonio Nacional, Ana de la Cueva, ha inaugurado este miércoles en el Real Monasterio de Santa Clara de Tordesillas una placa conmemorativa a Guillén de Rohán, fallecido en 1431. La placa rememora la existencia de su lápida sepulcral en uno de los muros del Real Monasterio y constituye el primer testimonio dedicado a la profesión de aparejador.

El alcalde de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira Rodríguez, el subdelegado de gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez , el diputado provincial Javier González Vega, la concejal de Turismo Susana Santiago, el presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, Alfredo Sanz Corma, y el presidente del Consejo Autonómico de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Valladolid, Jesús Eliz Cantalapiedra, han participado también en este acto con el que Patrimonio Nacional quiere ensalzar la figura del aparejador en España.

La placa ha sido instalada en el exterior del muro sur de la Capilla de los Saldaña, junto al hueco donde se ha documentado la existencia de una lápida dedicada a Guillén de Rohán. En ella se reproduce la inscripción documentada por Antonio Ponz en 1783, antes de que la piedra sepulcral fuera expoliada: “Aquí yace Maestre Guillem de Roam, Maestro de la iglesia de León y Aparejador de esta capilla que Dios perdone, et finó a VII de diciembre año de mil et CCCC et XXX et un años”.

La presidenta de Patrimonio Nacional, Ana de la Cueva, ha destacado “este reconocimiento a una profesión que desde tiempos inmemoriales ha permitido levantar y conservar monumentos tan destacados como este monasterio”, y ha asegurado que “es un honor reponer hoy el daño causado por el expolio y devolver a la memoria colectiva la figura de este insigne maestro de obras y aparejador”.

El alcalde de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira Rodríguez, ha afirmado que “para Tordesillas supone todo un orgullo que Patrimonio Nacional haya pensado en nuestra localidad para este reconocimiento, ya que da buena cuenta de la importancia que tuvo Tordesillas a lo largo de la historia. Guillén de Rohán fue una ilustre figura para la villa  y para el mundo de la arquitectura, ya que fue el primer aparejador conocido con su obra en el Real Monasterio de Santa Clara. Nuestro reconocimiento a su figura y su obra ha llevado a que el propio municipio cuente con una calle en su honor, que recuerda a tan ilustre figura para la historia”.

El presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, Alfredo Sanz Corma, ha asegurado que “con esta placa expresamos a Guillén de Rohán el agradecimiento de los cientos de miles de profesionales que, después que él, han ejercido la profesión. Una profesión de servicio a la sociedad, cada vez más reconocida y apreciada por los ciudadanos y en la que confiamos que seguirá escribiendo renglones y renglones de historia, a lo largo de los siglos venideros”.