Los rojiblancos vencieron 2-1 al Briviesca con goles de Willian y Conejo, aunque terminaron pidiendo la hora para cerrar con victoria un año histórico

Informa: Andrés Villagarcía

Fotografías: Diego Rayaces

El Atlético Tordesillas sumó este sábado una nueva victoria en Las Salinas tras superar por 2-1 a Briviesca, para cerrar con el mejor de los sabores la primera vuelta de la temporada y un año histórico. Los burgaleses solo pusieron en aprietos a los rojiblancos en los últimos minutos, pudiendo empatar el encuentro en varias acciones, pero los tres puntos se quedaron en casa.

Los de Sedano querían regalar una victoria a su afición en el último partido de 2018 después de tres encuentros sin poder hacerlo y se encontraron con más problemas de los esperados frente al recién ascendido, que pudo sacar un punto en los minutos finales con cuatro acciones a balón parado que casi llevan un disgusto a la grada de Las Salinas.

El Briviesca salió algo más enchufado que el Torde al encuentro, y a los cinco minutos casi aprovecha un fallo de Javi León tras una cesión a Farolo. Juampa estuvo más rápido pero su vaselina salió rozando el palo. A partir de ahí, los rojiblancos cogieron el timón del encuentro, dominando el balón y acercándose al área de Chema con bastante peligro, hasta que el minuto 14, Willian robó el balón dentro del área y con un fuerte disparo batió al guardamenta visitante. Una acción protestada por el Briviesca por una posible falta del extremo en el robo de balón pero el gol subió al marcador.

A partir del tanto, el Torde fue aun más dominador del encuentro, con llegadas por ambos costados al área de Chema, pero las más claras las tuvo desde la esquina, con dos córners que sacó Villa extraordinariamente, pero ni Javi León ni Juan Faile consiguieron rematar a portería. El Briviesca lo intentó tímidamente con balones largos buscando a Juampa, pero apenas inquietaron a Farolo.

Tras la reanudación, el conjunto burgalés salió con otra cara al partido, intentando mantener algo más la pelota en su dominio y con un Torde más precipitado a la hora de creación de la jugada. Sedano se vio obligado a sustituir a Willian por lesión y dio entrada a Miguel Hernández, que volvió a disputar grandes minutos. La entrada del mediocentro le dio más constencia en el medio campo y eso provocó más recuperaciones de balón.

En una de ellas, llegó el segundo tanto que parecía sentenciar el partido obra de Abel Conejo tras una gran jugada personal dentro del área, dejando sentado al portero y tras recibir un gran pase de Villa. Pero fue sacar de centro el Briviesca y conseguir recortar diferencias en el marcador por medio de Juampa, que batió a Farolo con un disparo cruzado que acabó entrando llorando en la portería por debajo de las piernas de Javi León que casi lo salva bajo palos.

Con media hora por delante, los burgaleses fueron los que pusieron las ocasiones de peligro a pesar de que el Torde lo intentó con varios disparos desde fuera del área que detuvo Chema sin problemas. En los cuatro minutos de tiempo añadido, los visitantes dispusieron de dos faltas y dos saques de esquina que pusieron nervioso a más de uno en Las Salinas, pero que no aprovecharon para poner el empate.

Tres puntos más para el Atlético Tordesillas que le dejan en la tabla noveno con 28, a doce el play-off y diecisiete por encima del descenso, para cerrar la primera vuelta e irse a las vacaciones navideñas con buen sabor de boca. La competición volverá el fin de semana del 20 de enero en el que el Tordesillas tendrá que visitar el complicado campo de El Mancho para enfrentarse a la Cebrereña.

Atlético Tordesillas: Farolo, Javi León, Aitor, Estévez (Rivera, 62’), Viti, Conejo, Héctor (Martiña, 77’), Roberto Simón, Juan Fraile, Villa y Willian (Miguel, 54’).

Briviesca: Chema, Cristian, Miguel (Asier, 83’), Aner, Pibe, Iván (Sedano, 62’), Rubén, Pablo (Mario, 74’), Juampa, Arce y Saúl.

Goles: 1-0: Willian, 14’; 2-0: Abel Conejo, 60’; 2-1: Juampa, 61’.

Árbitro: Piñuel Peña (zamorano).

Incidencias: partido correspondiente a la décimo novena jornada del grupo octavo de Tercera División disputado en Las Salinas ante unos 350 espectadores