Los rojiblancos cayeron por la mínima (1-0) y suman el quinto partido consecutivo sin ver la victoria

Informa: Andrés Villagarcía

Fotografía: Diego Rayaces

El Atlético Tordesillas volvió este domingo de vacío de su visita al Montecillo al caer derrotado por 1-0 frente a la Arandina, con un tanto de Beli al cuarto de hora de juego. A pesar de mejorar la imagen en la segunda parte y de generar llegadas al área rival, los de Sedano echaron en falta una referencia en ataque que les pudiera dar los goles.

El Torde salió algo atemorizado al terreno de juego, como bien reconoció Sedano en rueda de prensa, y eso le pasó factura durante el primer cuarto de hora en el que los locales dispusieron de varias ocasiones para abrir el marcador. Farolo salvó un mano a mano a Abad, pero no pudo hacer nada en el minuto 15 cuando Beli aprovechó un pase de cuchara de Adeva por encima de la defensa para batir al guardameta y anotar el único tanto del encuentro.

A partir de ahí y durante toda la primera mitad, a los rojiblancos se les atragantó la salida de balón con la presión alta de la Arandina y eso provocó que apenas se acercaran a la portería de Carmona. En cambio, los ribereños pudieron aumentar el marcador, pero volvió a aparecer Farolo realizando dos grandes paradas. La primera en el disparo de Adeva y posteriormente sacando una mano milagrosa al remate de cabeza de Abad.

Lo poco que inquietaron los jugadores tordesillanos al portero de la Arandina fue con disparos lejanos que se marcharon muy desviados sin apenas peligro, por lo que el resultado ya no se movió y el colegiado mandó a todos a vestuarios.

En la segunda parte, el Torde mostró otra cara muy distinta a la de la primera. Fue completamente dueño y señor del balón hasta el minuto 80, cuando el físico ya empezó a decaer en los hombres de Sedano, y generando llegadas de peligro por ambas bandas. Sin embargo, la falta de un referente en ataque o un delantero centro lo acabaron pagando ya que el gol no llegó.

Luismi fue el primero en probar a Carmona, pero el portero se mostró muy seguro bajo los palos. Después, fue Villa el que casi pone el empate tras una buena jugada en combinación por banda derecha, pero el remate se marchó alto. Ambos entrenadores movieron los banquillos, y la entrada de Cisneros y Oli, junto con Campos que saltó tras el descanso, dieron algo más de electricidad al ataque rojiblanco.

La ocasión más clara para los visitantes estuvo en las botas de Roberto Simón, que con todo a favor, disparo fuera el rechace del portero tras el tiro de Asamoah. Mientras, la Arandina quiso matar el partido a la contra con la velocidad de sus hombres de arriba, pero su falta de puntería y Farolo, evitaron que esto sucediera y que la emoción estuviera presente hasta el final en las gradas de El Montecillo.

Ni Borja Paris, ni Narváez, ni Joaqui, ni Pesca estuvieron acertados de cara a portería para cerrar el partido y el Torde, a pesar de lanzarse al ataque con el poco físico que les quedaba en el depósito, tampoco encontró el tanto del empate, por lo que el resultado ya no se movió a pesar de los cuatro minutos de añadido que dio el colegiado.

El Atlético Tordesillas acumula así cinco partidos sin conocer la victoria y se mantiene en la decimotercera posición con seis puntos, dos por encima del descenso y a nueve de los puestos de play-off. Ahora los rojiblancos tendrán más de una semana para preparar el siguiente choque, ya que la próxima jornada le toca descansar y será el miércoles 9 de octubre cuando vuelva a competir recibiendo al Salamanca B en Las Salinas en jornada entresemana.

 

Arandina: Carmona, Plaza, Borja Paris (Zazu, min.70), Diego Rubio, Barbero, Fernando Rubio, Joaqui, Pesca, Diego Abad, Beli (Moha, min.67) y Adeva (Narváez, min.61).

Atlético Tordesillas: Farolo, Intxausti, Poveda, Abel Blanco, Abraham, Héctor, Luismi, Villa (Cisneros, min.59), Roberto Simón (Oli, min.72), Asamoah y Rafa (Campos, min.46).

Goles: 1-0: Beli, min.16.

Árbitro: Sanz Monje (soriano). Amonestó al visitante Villa.

Incidencias: partido correspondiente a la séptima jornada del grupo octavo de Tercera División disputado en el Estado El Montecillo ante unas 800 personas.