Deberán llevarla las personas mayores de seis años si no pueden garantizar la distancia de seguridad de dos metros, aunque se plantean excepciones por motivos de salud o fuerza mayor

Desde este jueves, 21 de mayo, será obligatorio en toda España el uso de mascarilla en espacios públicos por las personas mayores de seis años, siempre que no se pueda garantizar la distancia de seguridad de dos metros con otras personas. La decisión del Gobierno de extender la obligatoriedad de la mascarilla a todos los espacios públicos -y no solamente en el transporte público, como hasta el momento- llega tras la petición de las comunidades autónomas. La medida de precaución, por tanto, obedece a “los riesgos que entraña la desescalada”.

La orden publicada en el BOE este miércoles confirma que se podrá llevar cualquier tipo de mascarilla, preferentemente higiénicas y quirúrgicas, que cubran nariz y boca. Estas deberán llevarse con carácter general en la vía pública, en espacios al aire libre y el cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siendo “recomendable”, aunque no obligatorio, su uso a la población infantil de entre tres y cinco años.

Como excepción, se verán eximidas de esta obligación las personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por la utilización de la mascarilla, o a aquellas cuyo uso se encuentre contraindicado por motivos de salud o discapacidad. Asimismo, su uso no será exigible en el desarrollo de actividades que resulten incompatibles, tales como la ingesta de alimentos y bebidas, así como en circunstancias en las que exista una causa de fuerza mayor o situación de necesidad.