El Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado este jueves la medida, sumándose nuestra región al resto de comunidades que ya han adoptado esta nueva norma preventiva

El uso de la mascarilla será obligatoria, con carácter general, en Castilla y León, aunque se pueda mantener la distancia de seguridad entre las personas con el fin de evitar que se produzca un rebrote del Covid-19. Así lo acordó este jueves el Consejo de Gobierno de la Junta, que suma así nuestra región al resto de comunidades que ya han adoptado esta medida. Se modifica de esta manera el plan de medidas de prevención y control para hacer frente al Coronavirus. La decisión obedece a que nuestra región es la decimotercera en casos declarados en los últimos catorce días con síntomas, y la medida entrará en vigor este viernes 16 de julio.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, explicó en su comparecencia la decisión del Gobierno autonómico en relación a la mascarilla, que se deberá utilizar en adelante en la vía pública, en espacios al aire libre, así como en espacios cerrados de uso o abiertos al público. “Estamos bastante por debajo de la media nacional”, ha destacado, puntualizando que “esto nos alegra pero no nos genera excesiva tranquilidad, porque está habiendo bastantes casos, en algunos territorios un número alarmante, y ya no están en la fase de contención y ni siquiera de transmisión comunitaria”.

De esta manera, el uso de la mascarillas será obligatorio “siempre cubriendo nariz y boca”, tanto en espacios públicos abiertos como cerrados, en transporte público y en transporte privado siempre que los ocupantes no sean convivientes. Las excepciones seguirán estando presentes mientras se consumen alimentos y bebidas, en espacios naturaleza fuera núcleos de población y en piscina, siempre que se mantenga la distancia de seguridad también obligatoria.