El exvicepresidente de la Junta, que abandonó la política en 2015, estaba citado a declarar en los casos de las eólicas y la operación Arroyo-Portillo

El exvicepresidente de la Junta de Castilla y León y expresidente del PP de Valladolid, Tomás Villanueva Rodríguez, falleció esta madrugada, a los 64 años de edad, en su domicilio de la urbanización El Montico, en la localidad de Tordesillas, como consecuencia de un problema cardíaco, según informaron a Ical fuentes cercanas a la familia. La muerte de Villanueva, quien no presentaba problemas de salud ni dolencias anteriores, se produjo cerca de las cuatro de la madrugada.

Estas mismas fuentes señalaron que Tomás Villanueva, que había dejado sus responsabilidades en la Junta de Castilla y León en 2015 después de 20 años en distintos cargos, no presentaba problemas de salud, aunque anímicamente “estaba destrozado” por las repercusiones en su familia de la investigación que desarrollan los juzgados de Valladolid en torno a irregularidades en la adjudicación de parques eólicos y por la investigación sobre la compraventa del edificio de la ADE en Arroyo de la Encomienda y los terrenos del parque empresarial de Portillo. Este estado le había conducido prácticamente a disminuir hasta el mínimo su vida social.

Tomás Villanueva estaba citado a declarar como investigado el 18 de octubre para esclarecer la adjudicación de parques eólicos por parte de la Consejería de Economía y el 27 de noviembre por el Juzgado que investiga la compra del edificio de soluciones empresariales de Arroyo.

Tomás Villanueva nació en Valladolid el 25 de febrero de 1953. Casado y con cuatro hijos, era licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid (UVa). Se diplomó en la Escuela de Práctica Jurídica de la UVa, tras lo que ejerció como abogado desde el año 1979 al año 1995, en los colegios profesionales de Madrid, Valladolid, Burgos, Segovia y Zamora. Fue fundador de la FAES (Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales) y presidente del Partido Popular de Valladolid desde 1993 hasta 2008. Ejerció como asesor jurídico del Grupo Parlamentario Popular de las Cortes de Castilla y León desde 1987 a 1995, donde ostentó la condición de procurador en el Parlamento regional durante cuatro legislaturas.