En una reunión en el Ayuntamiento junto con el sector hostelero de Tordesillas, se comunicó la presencia de un mayor número de efectivos de seguridad para el Día de la Guía y el sábado de los Faroles, que velarán por el cumplimiento de las normas con multas que oscilan desde los 100 a los 600.000 euros

Multas de 100 a 600.000 euros. El Ayuntamiento de Tordesillas, junto con Policía Local y Guardia Civil, mantuvieron en el día de ayer una reunión previa con el sector hostelero, para abordar el plan de seguridad establecido para los días de La Guía y el sábado de los Faroles. Pese a no haber fiestas, el posible movimiento durante esos días de personas estará controlado de manera estricta por las cuerpos de seguridad, ya que a lo largo de esos días, se trasladarán a Tordesillas un mayor número de efectivos, como es el caso de la Guardia Civil.

En el encuentro, donde estuvo presente el alcalde de Tordesillas, Miguel Ángel Oliveira, además de otros concejales de la corporación como Francisco  Javier González, Jesús Carro o José Luis Rojo, se hizo un llamamiento a la “responsabilidad. Si las cosas empeoran en nuestra área de salud, podemos correr con el riego que una semana después del día de la Guía puedan confinarnos. Es tarea de todos actuar de manera coherente, tanto hosteleros como usuarios, respetando las normas establecidas, donde será importante cumplir con los aforos permitidos”.

Precisamente y atendiendo a la legislación vigente, los bares, podrán contar en su interior con un 50% de su aforo, debiéndose respetar el 1.5 metros de distancia de seguridad, además del uso obligatorio de la mascarillas. En el caso de las terrazas, el aforo será de un 80% según lo autorizado por el Ayuntamiento, donde las mesas y sillas deberán permanecer distanciadas 1.5 metros y no podrá haber más de 10 personas por mesas. Relativo a los fumadores, estos tendrán que permanecer alejados dos metros del resto de clientes o usuarios. La hora de cierre será la 1:00 de la madrugada, no pudiéndose sentar ningún nuevo usuario en terraza desde las 00:00 horas.

Tanto Guardia Civil como Policía Local, se personarán en aquellos locales que no cumplan las normas, donde podrán ser multados tanto el propietario como los usuarios, que indebidamente, hagan caso omiso de las obligaciones. Las multas podrán ser calificadas de leves a muy graves, con importes a denunciar que oscilan desde los 100 euros por no llevar la mascarilla, hasta los 600.000 euros en el caso más comprometido.

Existirá también un exhaustivo control de las zonas más concurridas por parte de los cuerpos se seguridad, con presencia de patrullas de manera permanente en zonas como El Foraño, Calle Gutiérrez Mellado y la Plaza Mayor. También se controlaran las posibles fiestas privadas en casas particulares, donde se exceda el número máximo de personas.