La formación quería realizar una charla temática en El Carmelo, algo que fue rechazado por el Ayuntamiento “debido a las restricciones impuestas por la situación sanitaria derivada de la Covid19”.

 En un comunicado, Izquierda Unida Tordesillas, puesto de manifiesto como “el Ayuntamiento de Tordesillas ha denegado una solicitud registrada por Izquierda Unida para poder realizar en el Auditorio El Carmelo una charla con temática LGTBI el 1 de Junio, dado que esa es la semana del “Orgullo”. El propio consistorio denegó está solicitud cuando la comunidad de  Castilla y León se encontraba en nivel 3 de alerta, alegando que “debido a las restricciones impuestas por la situación sanitaria derivada de la pandemia,  en las instalaciones municipales solo se realizan actos organizados por las concejalías y en los que el personal del Ayuntamiento pueda garantizar los protocolos de la Junta de Castilla y León”.

Desde la formación de izquierdas entienden que la decisión “no es adecuada ya que los ciudadanos, y asociaciones de todo tipo, deberían tener acceso a los equipamientos municipales para poder realizar su actividad, como ocurre en otros lugares. Pero lo que realmente les parece altamente cuestionable es que mientras se niega el uso a los vecinos y vecinas el Partido Popular los pueda utilizar para realizar actos propagandísticos como el realizado el viernes 4 de junio, en el salón de actos del Ayuntamiento, con miembros de su ejecutiva nacional y provincial. “O lo que el alcalde nos respondió por escrito era una excusa para ponernos palos en las ruedas a la hora de hacer actos LGTBI, como ya hiciera con el día de la mujer, o está incumpliendo sus propias normas y, a tenor de lo escrito en su respuesta, utilizando a la institución para realizar actos de partido” se queja Juan Francisco Rodríguez coordinador de la asamblea local de IU.

Otro de los puntos de fricción entre IU y el Ayuntamiento ha sido la colocación en el balcón consistorial de lavandera LGTBI. En respuesta el Ayuntamiento aclaró que” de acuerdo con la doctrina del Tribunal Supremo (entre otras, Sentencia 564/2020, de 26 de mayo de 2020)  “no resulta compatible con el marco constitucional y legal vigente, y en particular, con el deber de objetividad y neutralidad de las Administraciones Públicas la utilización,   incluso   ocasional,   de   banderas   no   oficiales   en   el exterior   de   los   edificios   públicos,   aun   cuando   las   mismas   no sustituyan, sino que concurran, con la bandera de España y las demás legal o estatutariamente instituidas”. Según Rodríguez, en Tordesillas nunca se ha izado la bandera en un mástil, que era a lo que se refería la sentencia, sino que se había puesto una tela arcoíris colgando del balcón, algo que la sentencia no cuestiona, y añade que si eso es un problema pues que se puede optar por una pancarta.