Desde el equipo de gobierno se ha señalado que “la petición es una muestra del desconocimiento de la administración”, y recuerdan que “este año abrir la piscina va a costar un 30% más caro sin que ello repercuta a los usuarios, mientras que ya existen bonos sociales a través del CEAS”.

La Asamblea de Izquierda Unida de Tordesillas ha solicitado al Ayuntamiento que “revise el precio de los abonos de las piscinas municipales para que puedan incluir un precio especial para aquellas personas mayores con menos recursos y gente en situación de desempleo”. En un comunicado, señalan que “el Ayuntamiento debe intentar que las actividades de ocio sean lo más accesible posible para todos, y para ello hay que tener en cuenta las necesidades de cada persona”.

Desde la formación de izquierdas señalan que “hay que tener en cuenta una coyuntura económica donde, a pesar del esfuerzo de los ERTES, hay muchas familias en una mala situación económica que tienen que recurrir a los abuelos, o que por condiciones laborales necesitan que cuiden de los nietos, por lo que entienden que desde la administración de debe facilitar el acceso al ocio para ellos”. Así, se muestran “esperanzados en que esta petición sea atendida por el equipo de gobierno”, argumentando que “esto es algo en lo que cualquier formación política, y más siendo vecinos todos, podemos estar de acuerdo”.

Consultado el alcalde del municipio, Miguel Ángel Oliveira, desde el equipo de gobierno se ha manifestado que “no se ha solicitado hasta el momento ninguna bajada de precios, siendo esta una solicitud que debería haber hecho un partido político con representación o que se haya presentado a las elecciones municipales”. “Esta solicitud da cuenta de la falta de conocimiento del asunto para solicitarse diez días antes de la apertura de la piscina. Son medidas sensacionalistas y fuera de lugar, puesto que estamos hablando de ordenanzas fiscales que deben pasar su aprobación o modificación en el pleno, por lo que todo ello refleja que IU desconoce el funcionamiento de la administración”, se ha señalado desde el Consistorio.

Asimismo, desde el gobierno local se ha recordado que “este año mantener la piscina abierta va a costar un 30% más caro por la reducción de abonados, mientras que este incremento no se ha visto reflejado en el precio para los abonados”. “Existen además bonos sociales a través del CEAS para que nadie sin recursos se quede sin poder disfrutar de la piscina, mientras que llevamos tiempo sin subir el precio de los abonos”, concluyen.