Jesús Julio Carnero, candidato a las Cortes por el Partido Popular, llama a la participación en las urnas “para defender un modelo que apuesta por la modernización del sector agroalimentario y por el apoyo a los jóvenes, con la vista puesta en el mundo rural”

El actual Consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, y candidato que encabeza la lista a las Cortes por Valladolid en los próximos comicios del 13 de febrero, hace balance de su gestión en la Junta de Castilla y León “en defensa del mundo rural”.

Recientemente el Gobierno regional reforzaba su compromiso con la industria agroalimentaria con la línea de ayudas más elevada hasta la fecha, por 70,8 millones de euros. ¿Por qué es tan necesario el apoyo a este sector?

La industria agroalimentaria es la que transforma los productos de nuestros agricultores y ganaderos, es decir, el escaparate de su gran labor, siempre ligada con la calidad. Es la tercera de España, y un sector estratégico y con mucho peso económicamente y en términos de empleo. En Castilla y León somos campo, y estas ayudas, las más elevadas en la historia, expresan muy bien el compromiso del Partido Popular con el medio rural y con nuestros pueblos.

Estas ayudas, en general, van dirigidas a la digitalización, la sostenibilidad y la creación de empleo. ¿Cree que gracias a ellas podremos salvar el reto del relevo generacional en el campo?

La gran prioridad del Partido Popular en el ámbito agrario es la incorporación de los jóvenes a este sector tan estratégico, pues de ellos depende su futuro. Por eso tenemos en marcha un Plan de Agricultura y Ganadería Joven con una inversión de 300 millones de euros hasta 2023 y que se ampliará cuatro años más. A las ayudas económicas se suma la modernización, la formación y la digitalización. Es un ámbito lleno de tecnología punta que ofrece muchas oportunidades a los más jóvenes.

¿Qué valoración hace de la futura PAC (2023-2027)?

Estamos muy satisfechos, porque hemos conseguido algo muy importante, y es mantener un importe similar en las ayudas. Esta política contribuye al mantenimiento de la rentabilidad. No es la PAC que nosotros hubiéramos aprobado, ya que tiene compromisos excesivos desde el punto de vista medioambiental, y nos habría gustado que hubiera estado más identificada con una agricultura como la nuestra, llena de profesionalidad y de familia. Aún queda un largo proceso de negociación, pero haber mantenido esos importes es una buena noticia.

Ante la polémica surgida tras las últimas declaraciones del Ministro de Consumo, ¿se hace necesario defender sectores como el remolachero o el ganadero?

Por supuesto, son nuestro modelo de vida, y productos de una alta categoría a nivel nutricional, que además representan nuestra identidad. Han atacado al azúcar, a la carne e incluso al vino. ¿Se imaginan un ministro de consumo noruego hablando mal del salmón o un ministro alemán hablando mal de las salchichas de Frankfurt? Pensaríamos que a esa persona no le rige la razón.

Eso es lo que ha pasado con el ministro Garzón, y hablar mal de la carne no es solo hablar mal de los ganaderos, es hablar mal de nuestros veterinarios y de la industria alimentaria. Piensen en la morcilla de Burgos, en el torrezno de Soria o en el pincho de lechazo de Traspinedo. Estamos ante una gravísima irresponsabilidad. Garzón llegó a decir que su modelo era el cubano. Lo que nosotros queremos para los cubanos es el modelo de consumo de Castilla y León y de España.

Con el fin de evitar la despoblación, Alfonso Fernández Mañueco propone medidas como un cheque bebé o rebajas fiscales. ¿Cómo influirán estas medidas a la hora de consolidar población?

El Partido Popular hunde sus raíces en el mundo rural; nuestro origen es Castilla y León y todos sus municipios. Nuestra mirada tiene que ir necesariamente ahí, a lo que somos. Todas estas medidas son acertadísimas, y tendrán un resultado óptimo en la lucha contra la despoblación.

Llevamos en el programa el compromiso con la Ley de Desarrollo y de Competitividad Rural, a través de la cual queremos que los servicios básicos queden totalmente asegurados por vía legislativa por primera vez en la historia de nuestra comunidad. Si queremos tener futuro y modernidad necesitamos que los pueblos sean competitivos. En eso no vamos a dejar de trabajar, apostando por el sector agrario y alimentario.

¿Cómo afronta la cita electoral del próximo 13 de febrero?

Con la seguridad de que todos los castellanos y leoneses saben que hay dos modelos. Uno, el que ofrece Sánchez y los comunistas; y otro, que ofrece Alfonso Fernández Mañueco, y que cree en las personas, que lucha por el desarrollo de los territorios y por su futuro. Es importante mirar a nuestros orígenes, desde la unidad de España, y aprovechar este momento de renacimiento colectivo, tras la pandemia, pensando en la persona y en la familia, el núcleo más importante que tenemos.

Somos optimistas y vamos a salir de aquí abrazando valores importantes como la solidaridad y la responsabilidad, defendiendo la libertad. Afronto la campaña con toda la ilusión, el coraje y las ganas de decirle a todos los castellanos y leoneses que el Partido Popular ofrece una senda abierta al futuro.