El historiador y profesor del IES Las Salinas de Laguna de Duero relata a Tordesillas al Día los entresijos de su nueva  publicación protagonizada por la reina Juana, mal apodada como “La loca”

Juan Manuel Olcese Alvear (Valladolid 1978), ha presentado este viernes la biblioteca de Tordesillas su nuevo libro Juana, La Reina que dormía bajo el mármol. Se trata un ensayo divulgativo con fragmentos de historia novelada para “todos los públicos”. El doctor en historia por la Universidad de Valladolid y profesor en Las Salinas desde hace casi diez años se ha asociado con la editorial madrileña, Bala Perdida, para publicar esta historia con una distribución nacional y que el libro «pueda conseguirse en cualquier librería de España»

A la presentación, también ha acudido el alcalde de Tordesillas , Miguel Ángel Oliveira, la concejal de Cultura, Verónica Gil. Junto a ellos buena parte de la corporacion municipal como Javier González, Miguel Ángel Posada, Crsitina Abril o Veronica Gutiérrez entre otros.Esta  es la quinta parada de Olcese en una gira de presentaciones que ya ha pasado por Madrid, Palencia y Valladolid. Durante este recorrido el autor ha sido arropado por varios amigos y compañeros como José Ángel Mañas, Clara Rodríguez o Be Gómez.

El título del libro proviene de la metáfora utilizada por Lorca en su ‘Elegía a doña Juana’. «En el poema,  el mármol es una metáfora de la muerte y cómo, durante su reinado, la hija de los Reyes Católicos estuvo muerta en vida», explica el escritor.  Juana es, dentro de la historia de España, un símbolo de libertad paradójico, ya que es libre e independiente pese a su reclusión.

Este es el octavo libro del autor tras cuatro investigaciones históricas sobre municipalismo, las dos novelas realistas de El Relevo El Cafetín; y su exitosa obra teatral de La encrucijada de Castilla. Precisamente el final de la representación histórica de Renedo, donde Juana pasa sus últimos días en libertad, encaja perfectamente con el inicio de esta obra.

En este ensayo, además del rigor histórico, el autor introduce  ficción, literatura, ucronías y realidades paralelas. «Hay toques de ficción literaria pero siempre basadas en hechos posibles. Un ejemplo de esto es la muerte “lorquiana” de Felipe el Hermoso o los diálogos ficticios que este mantendría con Juana», admite Olcese. También destaca que tanto el lenguaje como el ritmo son divulgativos, la historia pretende ser amena para todo el público.

La historia no sigue una cronología lineal, si no que comienza con flashbacks durante la llegada de Juana a Renedo, pueblo del que el autor es natural. Durante estas analepsis en invierno de 1509 Juana recordará varios episodios de su vida como su educación, el matrimonio o la vida en Flandes. La segunda parte de la obra narra distintos eventos que sucedieron en el casi medio siglo que permaneció cautiva en Tordesillas. « En esta parte he intentado introducir episodios muy conocidos, como la reunión con los comuneros; y otros que no lo son tanto, como la relación que mantenía con sus nietos o el final de sus días», explica el historiador.

Otro de los objetivos que persigue el ensayo es desmentir ciertos mitos que han trascendido en la historia: «No es cierto que Juana recorriera toda España con el ataúd de Felipe cuando este murió. En realidad hizo un breve itinerario por pueblos de Burgos y Palencia», señala  Olcese. Además, el autor hace  hincapié en que esta reina ha sido la gran damnificada de la historia de España. Fue atacada por toda su  familia, quien generó una especie de leyenda negra a su alrededor.

Según el escritor, el prólogo de este libro tiene una gran calidad gracias a la aportación de la periodista Lucía Rodil, quien también realizó las correcciones finales antes de la publicación.

Esta introducción relaciona la actualidad del coronavirus y el confinamiento del año 2020 con el casi medio siglo qué pasó Juana encerrada en Tordesillas.

Esta historia nació gracias a la recomendación de José Luis Mañas, autor de Historias del Kronem. El renombrado autor, ganador de un Goya por adaptación cinematográfica y con varias novelas llevadas al cine, le recomendó a Olcese que escribiera la historia de Juana en un ensayo. «A Mañas le gustó esta figura en mi obra de teatro y me propuso hacer un libro con ella como protagonista. Además, podría funcionar muy bien si en un futuro se quisiera adaptar a un guion televisivo», reconoce Olcese, a quién le gustaría ver esta historia en una serie de época.

Cuatro años transcurrieron desde la idea original hasta que el libro ha sido finalmente publicado. El primer manuscrito se finalizó antes del confinamiento. Durante la cuarentena, Olcese tuvo el tiempo necesario para finalizar la obra y pulirla gracias a Lucía Rodil. «Durante todo este tiempo he tenido que compaginar la escritura, ser padre de 2 niños, entrenador de rugby y profesor de secundaria y bachillerato en el instituto», señala con humor, refiriéndose al arduo proceso de desarrollo.

Para completar este ensayo con el máximo rigor histórico, el historiador y profesor en Laguna se ayudó de  una gran bibliografía sobre la figura de la reina Juana I de Castilla. Manuel Fernández Álvarez, Miguel Ángel Zalama o y Bethany Aram son solo algunos de los historiadores que, junto con antiguos archivos, han dotado esta novela de una gran precisión y seriedad.

Aunque Juan Manuel Olcese ha estrenado esta novela hace pocas semanas, admite que ya trabaja en sus  dos próximas publicaciones. «Llevo varios años con la intención de publicar dos novelas. La primera será neorrealista y tratará sobre la delincuencia y los niños trabajadores de Paraguay. La otra,  será una novela histórica y se ambientará en el Valladolid de El Hereje, durante el siglo XVI», admite el escritor.Así, el autor augura un futuro de nuevos relatos neorrealistas sobre sus pormenorizadas investigaciones.