Conrado Íscar presenta un Plan Extraordinario con el que hacer frente a “una situación económica realmente complicada” y con el que se busca “ayudar a todos los municipios de la provincia, sin excepciones, ante una situación de incremento de gastos excepcional”.

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, ha anunciado este jueves la puesta en marcha de un Plan Extraordinario, dotado con 3 millones de euros, destinado a ayudar a los ayuntamientos de la provincia ante el incremento constante del precio de la energía. En su intervención, el presidente de la Diputación ha recordado que “estamos viviendo una situación económica realmente complicada, en la que la subida del precio de la energía está complicando la vida a miles de familias y de pequeños negocios en nuestro país. La subida de los precios de la luz, del gas y de los carburantes que se inició a finales del pasado año está poniendo en serios apuros también a las instituciones públicas”.

Se trata de una situación que afecta a todas las administraciones y, en este sentido, ha recordado que la propia Diputación “ha tenido que incrementar en más de 850.000 euros la partida destinada a hacer frente a la factura energética, como ya les informamos el pasado mes de febrero. Hemos pasado de un gasto inicial previsto de 350.000 euros a una cifra actual de 1.200.000 euros”.

Por eso, y entendiendo que esta situación puede colocar en situaciones muy complicadas a los ayuntamientos de la provincia “hemos querido articular, de manera urgente, una nueva línea de actuación que ayude a los municipios a hacer frente a esta situación”. Para ello se propone una modificación presupuestaria que ya se ha remitido a los Grupos Políticos con el fin de que sea aprobada por unanimidad “porque se trata de ayudar a todos los municipios de la provincia, sin excepciones, ante una situación de incremento de gastos sin duda excepcional”.

Multiplicar por 1,4

Para financiar este Plan Extraordinario la Diputación de Valladolid acudirá a una operación de préstamo por valor de 3 millones de euros. Ello obligará a reordenar algunas de las partidas presupuestarias existentes, modificación que deberá ser aprobada por el próximo pleno. En este sentido Conrado Íscar ha recordado que “cuando presentamos el proyecto de presupuestos para este ejercicio ya dijimos que estábamos ante un documento vivo, dinámico, que debía permitir cierta flexibilidad para adaptarse a las circunstancias cambiantes e imprevistas. La realidad nos ha demostrado muy pronto que teníamos razón en aquella afirmación. Y como administración tenemos que ser capaces de adaptarnos rápidamente a esas nuevas necesidades que han surgido en los últimos meses”.

Para agilizar la tramitación de este nuevo Plan Extraordinario, se va a ampliar la convocatoria del Plan de Mantenimiento de Servicios de la Diputación de Valladolid, que ya destinaba 1,9 millones de euros a los municipios, y el reparto se va a realizar siguiendo, básicamente, los mismos parámetros de proporcionalidad.

Así, cada municipio recibirá una cantidad complementaria equivalente a multiplicar por 1,4 la cifra que le ha correspondido en el Plan de Mantenimiento de Servicios. Por poner un ejemplo, y a la espera de cerrar definitivamente la convocatoria, un municipio de 1.000 habitantes, que tendría asignada una cifra de 10.000 euros del Plan de Mantenimiento de Servicios, recibiría ahora otros 14.000 euros de ayuda extraordinaria para hacer frente a su factura energética.