Las tres convocatorias suman 550.000 euros dirigidos al plan de apoyo del empleo local, 310.000 euros para el mantenimiento del tejido productivo, la creación de empleo y el fomento del autoempleo y 310.000 euros para incentivar la creación de nuevos puestos de trabajo y la estabilización del empleo.

La Comisión Extraordinaria de Empleo y Desarrollo Económico de la Diputación, presidida por la diputada Gema Gómez, ha dictaminado este martes tres nuevas convocatorias de ayudas para el mantenimiento del tejido productivo, el fomento del autoempleo la creación y estabilización de empleo y la contratación de trabadores por un importe de 1.170.000 euros.

Las tres convocatorias suman 550.000 euros dirigidos al plan de apoyo del empleo local, 310.000 euros para el mantenimiento del tejido productivo, la creación de empleo y el fomento del autoempleo y 310.000 euros para incentivar la creación de nuevos puestos de trabajo y la estabilización del empleo.

La Diputación de Valladolid, en la primera convocatoria de las ayudas dirigidas al apoyo al empleo local, destina 550.000 para financiar la contratación de personal, propio o externo, para la realización de obras o servicios de interés general por parte de los ayuntamientos de la provincia de Valladolid. En el caso de contratación de personal, serán subvencionables todos los costes salariales derivados de la contratación, incluida la Seguridad Social a cargo de la entidad, así como los costes extrasalariales que consten en nómina percibidos por el trabajador previstos en el Convenio o contrato de trabajo. Por otro lado, en el caso de contratación externa de servicios, será subvencionable el coste de contratación.

La institución provincial, en la segunda convocatoria de ayudas para el mantenimiento del tejido productivo, la creación de empleo y el fomento del autoempleo, destinará 310.000 euros en ayudas que impulsen el desarrollo económico de la provincia de Valladolid.

Las subvenciones para el mantenimiento productivo constan de dos líneas de subvención. La primera línea recoge las subvenciones al mantenimiento del tejido productivo de la provincia de Valladolid, con especial atención a los sectores más perjudicados por el COVID-19, como el sector cultural, el sector turístico y la hostelería, mientras que la segunda se destina a ayudas que incentiven la creación de actividad empresarial. En ambos casos, en el caso de autónomos, los solicitantes percibirán, siempre que se cubra el gasto, una cantidad fija de 2.000 euros, y una cantidad variable de hasta 3.000 euros. En el caso de microempresas, recibirán, siempre que se cubra el gasto, una cantidad fija de 3.000 euros, y una cantidad variable de hasta 2.000 euros.

La tercera, y útima, convocatoria de ayudas destina 310.000 euros a incentivar la creación de nuevos puestos de trabajo y la estabilización del empleo divididas en dos líneas: la primera dirigida a la creación de empleo se dirigirá la subvención por la contratación de personas a jornada completa desempleadas con contrato indefinido; y, la segunda línea para la estabilización de empleo se destinará a contratos indefinidos a jornada completa.

Por contratar a una persona desempleada a jornada completa con contrato indefinido se recibirá una cantidad fija, siempre que se cobra el gasto, de 2.000 euros, y una cantidad variable de hasta 1.500 euros más. Por contrato indefinida a jornada completa (sea por transformación o nueva contratación, sin que suponga creación neta de empleo), se recibiría, por contrato y un máximo de dos, siempre que se cubra el gasto, una cantidad fija de 1.000 euros, y una cantidad variable de hasta 5000 euros más.

Podrán ser beneficiarios de estas ayudas, los autónomos. microempresas y centros especiales de empleo de iniciativa social, que tengan su centro productivo de empelo de iniciativa social, que tengan su centro productivo o de trabajo en municipios de la provincia de Valladolid con menos de 20.000 habitantes.

Estas dos últimas convocatorias de ayudas se integran dentro del “PLAN IMPULSO, ESTRATEGIA 2021”, implementadas especialmente ante la situación de crisis económica derivada del COVID-19, y que pretende ayudar a mantener el tejido productivo y el empleo en nuestra provincia, fomentando al mismo tiempo el incremento de la productividad y competitividad de la economía en el ámbito provincial, así como el nuevo emprendimiento y la creación de nuevos puestos de trabajo.