Con una valoración “muy positiva” la concentración toca a su fin con la entrega de premios a todos los colaboradores, así como a los participantes más implicados

Con el ambiente de resaca del domingo -la carpa principal cesó su actividad a las 7:00 horas de esta mañana- los primeros moteros recogían su campamento desde primera hora despidiéndose de una edición de Motauros que ha contado con 15.573 inscritos en su veinte aniversario. Para Juan Carlos Ruiz, presidente de la concentración, las sensaciones han sido “muy buenas”, con una valoración “muy positiva” en la participación “pese a la mala climatología a la que nos enfrentábamos”.

“Todas las actuaciones han podido desarrollarse satisfactoriamente y no ha habido incidentes reseñables”, apuntaba Ruiz, quien confirma que en la noche del sábado Tordesillas disfrutó de un desfile con más de 1.500 antorchas. Con la vista puesta en la posibilidad de mejora en las infraestructuras para años venideros, el presidente confirmaba cómo muchos moteros han decidido despedirse pronto este domingo debido a la amenaza del temporal de viento y nieve.

Poco después de las 11:00 horas arrancaba la entrega de trofeos y agradecimientos de la concentración, a la que acudía el alcalde, Miguel Ángel Oliveira, acompañado por varios concejales de la corporación municipal. El primer edil confirmaba a este medio que “el balance ha sido muy positivo, con mucho movimiento en el pueblo y con un impacto económico importante para la hostelería”. Tal y como apuntaba, a juicio del Ayuntamiento, y en coordinación con todos los cuerpos de seguridad, el puente medieval pudo finalmente absorber todo el tráfico de este sábado, permitiendo abrirse en doble dirección sin ningún problema, lo cual ayudó a dinamizar la conexión entre el municipio y Valdegalindo.

El acto de entrega sirvió para agradecer públicamente la colaboración a diversas entidades que han prestado su apoyo a la correcta organización del evento, desde Cruz Roja hasta la Guardia Civil pasando por Protección Civil, los Bomberos o los Ayuntamientos de Tordesillas y Zamora. También se agradeció, por su especial colaboración, al piloto y padrino de honor de este año Nico Terol, así como al periodista deportivo Marc Martí y a los participantes más noveles o veteranos, o los moteros y motoclubes más implicados y llegados desde los puntos más lejanos de la geografía española. El octavo premio Clavidor, destinado al chef Javier Peña, no pudo ser entregado al no poder asistir el galardonado, mientras que el acto contó con gran participación del público en la carpa. Una expectación que, a buen seguro, permanecerá intacta de cara a las próximas ediciones.