Dulces El Toro ha instalado 41 placas fotovoltaicas además de realizar numerosas inversiones para la mejora de su línea de producto y su expansión como marca.

La empresa familiar Dulces Galicia SL, que elabora sus productos bajo la marca de Dulces El Toro, encara la que es una de las épocas de mayor actividad del año: la navidad. El dulce de referencia este año volverá a ser protagonista de buena parte de los hogares españoles.

Para esta campaña desde la empresa afincada en Tordesillas, han llevado a cabo importantes inversiones en cuanto a maquinaria, como un nuevo horno o una línea de loteado láser con detectores de metal con varias guías para modernizar el resto de la línea de creación de los polvorones. “Con ello se cierra un ciclo de inversiones en la fábrica para ir año tras año mejorando la producción de polvorones” aclara Álvaro Galicia.
Para esta navidad, “se prevén unos números similares al 2020, con un posible incremento de la demanda, aunque debemos ser consecuentes con el actual estado del mercado, donde se han encarecido el precio de las materias primas”.

Como principal novedad a nivel de producto, se comenzará a comercializar el polvorón de almendra y que tanto éxito tuvo el año pasado con su lanzamiento. “Estamos trabajando en los productos ya existentes de cara al año que viene para tener nuevas líneas de comercialización en otros países”.

En Polvorones El Toro también apuestan por la eficiencia energética y el respeto al medio ambiente, motivo por el cual se han instalado 41 placas fotovoltaicas a fin de usar esa energía para el autoconsumo. “De lo que generaremos la prioridad será intentar autoconsumirlo, y si no compensaremos los excedentes volcándolo a la red por ejemplo cuando la fábrica está cerrada” recalca Diego Galicia. Del total de energía consumida, “el 30% de la misma será generada gracias a este novedoso sistema, para una instalación cuya amortización que espera cumplir su ciclo en uno 7 años” apostilla Diego.