Según información de Guardia Civil,  y a la que ha podido acceder la Subdelegacion del Gobierno en Valladolid, un biólogo ha identificado huellas en la ribera de la confluencia de los Ríos Duero y Pisuerga de este animal cuya especie es considerada peligrosa

La búsqueda del cocodrilo sigue aportando nuevos datos. Según información de Guardia Civil que ha podido conocer la Subdelegacion del Gobierno en Valladolid, un biólogo ha identificado huellas en la ribera de la confluencia de los Ríos Duero y Pisuerga que pueden corresponderse con las de un cocodrilo del Nilo, una especie considerada peligrosa, pero también asustadiza. Según los expertos que citan estas fuentes, se pretende rastrear la zona con precaución para evitar que se desplace fuera del área de en torno a 5 kilómetros en la que se considera que se mantendrá de no ser molestado, para facilitar su captura.

Se baraja la posible intervención de los GEAS (Grupo de Actividades Subacuáticas) de la Guardia Civil, así como de Bomberos.