La medida entrará en vigor desde este viernes a las 14:00 horas, mientras que el próximo 9 de noviembre se evaluará de nuevo la situación epidemiológica en la región, calificada de “riesgo extremo”.

Tras la reunión llevada a cabo este martes con el comité de expertos de la Junta de Castilla y León, y después de mantener contactos con los representantes de las comunidades autónomas de Madrid y Castilla-La Mancha, el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado en la tarde de este miércoles el cierre perimetral de la región entre el 30 de octubre y el 9 de noviembre. La medida se ha tomado ante el “riesgo extremo” en que se encuentra la comunidad en cuanto al número de contagios y la situación hospitalaria, especialmente con motivo de la proximidad del puente de Todos los Santos.

El acuerdo entrará en vigor este viernes, 30 de octubre, a las 14:00 horas, y permanecerá activa hasta el lunes 9 de noviembre a la misma hora.  Así lo ha avanzado Mañueco en una comparecencia junto a los presidentes de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, tras la reunión celebrada en la tarde de este miércoles en Ávila para la coordinación de las tres autonomías en la lucha contra la pandemia.

El confinamiento perimetral supondrá restringir la entrada y salida de personas de Castilla y León salvo en casos justificados de asistencia a centros sanitarios, universitarios, laborales, cuidado de mayores, menores, dependientes y retorno a la residencia habitual. Se podrá atravesar la Comunidad cuando haya origen y destino fuera de Castilla y León, se mantienen las restricciones a seis personas en espacios públicos y privados salvo convivientes y las reuniones religiosas tendrán un aforo del 50 por ciento.

Fernández Mañueco apeló al “autoconfinamiento inteligente” de los ciudadanos para salir solo lo imprescindible de casa, moverse solo lo necesario para las necesidades básicas, aunque reconoció que son “días de calor familiar” pero afirmó que hay que reducir el contacto al mínimo, también entre los convivientes. “El cierre solo será eficaz si hay responsabilidad”, aseguró Fernández Mañueco, que añadió que ha hablado con ministro hoy para el control del transporte público, que ha conversado también con otros presidentes autonómicos, con el delegado del Gobierno en Castilla y León para que se tomen al medidas al tener pasos fronterizos con Portugal.

Fernández Mañueco ha declarado asimismo que en la Comunidad “estamos en riesgo extremo por el aumento de contagios, carga hospitalaria y fallecimientos”. Por ello, resalta, “tenemos que tomar medidas drásticas y proporcionadas”. En este sentido, Mañueco ha apelado a extremar la precaución y limitar los contactos sociales. También manifestó que ha conversado con los principales portavoces de las fuerzas políticas y aseguró que hay un entendimiento pleno entre las tres comunidades autónomas.

El 9 de noviembre, tal y como se ha señalado, desde el gobierno regional mantendrán un nuevo encuentro para evaluar la situación epidemiológica. En Castilla-La Mancha, por su parte, se ha podido saber que la medida se aplica desde el jueves.