El ejecutivo regional prevé que el paso a nivel cuatro “podría darse a partir del próximo lunes”, lo cual permitirá la reapertura del interior de los establecimientos hosteleros al 30%, así como la de los Centros Deportivos, gimnasios y Espacios Comerciales de grandes dimensiones

El vicepresidente y Portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha comparecido pasadas las 14:00 horas de este lunes, junto con la Consejera de Sanidad, Verónica Casado, tras la celebración del Consejo de Gobierno Extraordinario celebrado por la administración regional. Ambos han avanzado que el ejecutivo regional no relajará las medidas restrictivas por el Covid-19 hasta que el grado de ocupación de las UCIs por coronavirus no descienda hasta el 35% de media en la Comunidad, en una tendencia descendiente.

En este sentido, anunciaron que la previsión es que el paso a nivel cuatro “podría darse la próxima semana, a partir del lunes”, si las tendencias se mantienen. De esta manera, con el paso a nivel cuatro, podrían reabrir las superficies comerciales que hasta ahora tienen prohibida su apertura, así como los gimnasios y centros deportivos y el interior de los establecimientos hosteleros hasta el 30% de su aforo. Sin embargo, este cambio no permitirá incrementar la cifra de personas no convivientes que pueden reunirse en el ámbito privado.

A partir de entonces, para que cada provincia pueda seguir avanzando hacia la relajación de restricciones, deberá alcanzar un 25% de ocupación por Covid-19 en sus unidades de críticos. Se evaluará, asimismo, cada dos semanas, la situación, siguiéndose los parámetros del ‘semáforo’, y solo se permitirá avanzar cuando la incidencia mantenga una dinámica descendente.

Tal y como han informado, se ha tenido en cuenta entre los parámetros la ocupación hospitalaria “dado que es muy importante contar con capacidad de reserva y respuesta en estas unidades”. “Hemos visto disminuido el número de pacientes en planta, pero este sigue siendo elevado en las unidades de críticos, y es absolutamente clave que esta cifra disminuya”, señaló Casado a este respecto, quien incidió en que “uno de cada tres pacientes ingresados por Covid-19 son críticos, y su evolución es más lenta”. “Los expertos consultados recomiendan una desescalada lenta, lo cual evitará que existan repuntes, y por tanto nuevas víctimas”, añadieron en su comparecencia.