Las medidas excepcionales tomadas para esta tercera ola llegan tras un “avance vertiginoso de la pandemia “en el caso de Valladolid , y que tendrá una duración de dos semanas.

Este miércoles a las 00:00 horas, Valladolid y su provincia se sumaran a Palencia, Segovia y Ávila, con el cierre del interior de la hostelería, centros comerciales y gimnasios. La tercera ola ya está aquí, y el “avance vertiginoso de los contagios” ha llevado a la Junta de Castilla y León a tomar esta decisión como ya hiciera en el mes de noviembre.

Bares y restaurantes podrán atender solo en el interior para pedidos y recogida a domicilio y con una apertura de sus terrazas al 75%. En el caso de gimnasios, centros comerciales y locales de juego, deberán de nuevo cerrar sus puertas, a excepción de pequeño comercio. Estas medidas, tendrán una duración de dos semanas.

En este contexto, la vacuna, además de un hito científico histórico, se vislumbra como el camino para superar el reto pandémico y, en ese sentido, la Comunidad de Castilla y León está inmersa en el desarrollo de su Estrategia de vacunación frente a la COVID-19, la cual se está llevando a cabo de acuerdo con lo establecido para el conjunto del Sistema Nacional de Salud.

De esta manera, desde que se comenzase a vacunar el pasado 27 de diciembre, la Comunidad está administrando la pauta vacunal frente al nuevo coronavirus SARS-CoV-2 al primero de los grupos prioritarios indicados por el Consejo Interterritorial: el compuesto por personas residentes en centros de atención a la Tercera Edad y a la Dependencia.

La vacunación de este grupo población de especial riesgo avanza a un ritmo muy destacable y, según el registro de vacunaciones de Castilla y León, a fecha 11 de enero, ya se había vacunado con la primera de las dos dosis necesarias 36.229 personas (Ávila, 2.439; Burgos, 5.602; León, 6.087; Palencia, 3.711; Salamanca, 5.453; Segovia, 1.206; Soria, 2.253; Valladolid 6.563; y Zamora, 2.915).