El consejero de Cultura, Javier Ortega, avanza que tiene previsto un encuentro con la institución para establecer cauces de colaboración y evitar que este tipo de traslados “fomenten la España vaciada en entornos rurales”

La Junta de Castilla y León, a través de su consejero de Cultura, Javier Ortega Álvarez, ha anunciado este martes que ya se ha puesto en contacto con Patrimonio Nacional para abordar el traslado del realejo de la Reina Juana y el virginal de 1578 del Monasterio de Santa Clara a Madrid, algo que afirma que se “conoce desde hace tiempo”. En concreto, Ortega afirmó este martes que está a la espera de mantener un encuentro con la presidenta de Patrimonio Nacional, María de los Llanos Castellanos Garijo, “para establecer cauces de colaboración, potenciar los palacios reales ubicados en Castilla y León, como el de La Granja o el Monasterio de Santa Clara de Tordesillas, con el fin de aprovechar estos recursos para generar riqueza y empleo de calidad”.

Preguntado en el pleno de las Cortes por el procurador José Ignacio Delgado sobre su opinión por el hecho de que estas antigüedades, hasta ahora ubicadas en Tordesillas, salgan de la localidad para formar parte del Museo de las Colecciones Reales, en Madrid, el consejero explicó su “preocupación”, pero con “el respeto a la legislación vigente”, ya que se trata de bienes de Patrimonio Nacional, vinculados a la Corona.

En todo caso, expresó, “sin rehuir problemas”, que su voluntad es “establecer vías de diálogo y colaboración constante, leal y permamente”, porque los bienes “descontextualizados y en un Museo de Madrid en nada ayudan a la revitalización de la España Vaciada”. Asimismo, el consejero precisó que “la relación de los objetivos que formarán parte de la colección es conocida de hace tiempo, no de ahora, y que hasta la fecha nadie se había pronunciado”.

El consejero explicó que lo primero que va a hacer es sentarse con las administraciones competentes para establecer cauces de colaboración, y una vez que tenga una respuesta, informará “en sede parlamentaria o donde corresponda”. “Hay que cambiar el enfoque, potenciar el medio rural y no llevarnos los bienes a Madrid”. Por su parte, Delgado advirtió que “desplazar elementos de sus emplazamientos tradicionales, descontextualizando su entorno original, es una estrategia que perjudica a los territorios con menor inversión”. “No sólo se pierde la trazabilidad histórica, sino que esta política de centralización puede contribuir al vaciamiento de recursos patrimoniales de buena parte del territorio nacional y, en particular, de la llamada ‘España vaciada’.