Las nuevas medidas restrictivas, que entran en vigor este viernes y se mantendrán hasta el 9 de abril, permiten un máximo de seis personas por mesa en las terrazas y establece pautas de actuación para la celebración de actos religiosos

La Junta de Castilla y León ha aprobado este miércoles nuevas medidas restrictivas de cara a Semana Santa para reducir la posibilidad de contagios en los ámbitos sociales ante la próxima concentración de días festivos, con vacaciones escolares, universitarias y laborales que, tradicionalmente, han propiciado la movilidad ciudadana, con un altísimo número de desplazamientos y un aumento de reuniones entre no convivientes. Las medidas, en concreto, entran en vigor este viernes y se mantendrán hasta el próximo 9 de abril.

Se limita la permanencia de grupos en espacios públicos, ya sean estos abiertos o cerrados, a un máximo de cuatro personas, salvo que se trate de convivientes; en espacios privados, las reuniones se limitarán únicamente a convivientes. Sin embargo la confluencia de personas en dependencias, instalaciones y establecimientos abiertos al público que cuenten con un régimen preventivo y de control autorizado por la autoridad sanitaria podrán reunir a un máximo de seis personas.  Por ejemplo, en el ámbito hostelero se habilita la permanencia de seis personas en las terrazas.

En cuanto a las celebraciones de actos religiosos solo podrán hacerse en recintos acotados, en los que las imágenes permanezcan estáticas y estableciendo por diferentes lugares la entrada y salida del público. No se podrá superar el tercio del aforo, se deberá mantener la distancia mínima interpersonal y no se podrá consumir alimentos ni bebidas, así como cualquier otra actividad que ocasione no usar la mascarilla. También se establece la prohibición de llevar a cabo muestras físicas de devoción como besos o contacto con las imágenes o esculturas religiosas.

El toque de queda para la limitación de movilidad nocturna no varía y continúa desde las 22:00h hasta las 06:00h. Estas medidas, que entran hoy mismo en vigor, se mantendrán hasta el 9 de abril. Además de este régimen preventivo temporal y excepcional, continúa el actual cierre perimetral del territorio autonómico castellano y leonés.

La Junta insiste en la necesidad de observar comportamientos individuales responsables y preventivos: uso obligatorio de la mascarilla, lavado frecuente de manos, mantenimiento de la distancia interpersonal de seguridad.