Los remanentes de tesorería superan los 8,8 millones de euros, lo que permitirá afrontar nuevas inversiones en carreteras, en nuevos contenedores o en paliar la subida de costes energéticos, mientras que se destinará un millón de euros para apoyar a los sectores más afectados por la pandemia y a la seguridad vial 

El diputado responsable del Área de Hacienda, Personal y Promoción, Víctor Alonso Monge, ha dado a conocer este lunes los datos de la liquidación del presupuesto de la Diputación de Valladolid correspondientes al ejercicio 2021, que ratifican «la buena salud financiera de la que goza la Institución provincial, a pesar de la grave situación actual, sanitaria y económica, en la que aún nos encontramos».

Tal y como se ha dado a conocer, los ingresos totales ascendieron a 117.753.578,19 euros, un 104,51% sobre los ingresos previstos en el presupuesto, mientras que, en el capítulo de gastos, la cifra definitiva se situó en 110.118.049,83 euros, lo que representa un 97,73% de lo inicialmente presupuestado. De los datos anteriores se extrae el resultado presupuestario es la diferencia entre los ingresos totales y los gastos, situándose en 7.635.528,36 euros. Destaca que los ingresos han superado los inicialmente previstos en la aprobación del presupuesto, siendo un 104,51% la cifra definitiva respecto al inicial. Por su parte, en los capítulos de gasto, la ejecución alcanza un 97,73% respecto a lo previsto inicialmente.

Remanente de tesorería

En concreto, la Intervención de esta Diputación informa que el Remanente de Tesorería disponible, después del destinado ya a financiar las incorporaciones del Presupuesto 2021 al 2022, de programas e inversiones en ejecución, asciende a 8.829.306,43 euros, que se destina a financiar nuevas actuaciones en el ejercicio.

El superávit (diferencia entre ingresos no financieros y gastos no financieros) se sitúa 8.045.890,03 euros. Cifra que demuestran la eficacia en la gestión y la racionalización del gasto desarrollada por la Institución Provincial en los últimos años. Después de ajustes, y dada la suspensión de los objetivos de estabilidad y regla de gasto en 2022, puede destinarse libremente con el límite del Remanente de Tesorería disponible 8.829.306,43 euros.

Por otra parte, el importe de los préstamos pendientes de pago a 31 de diciembre de 2021 asciende a 14.682.765,15 euros, con una ratio de endeudamiento del 13,47% sobre los ingresos corrientes. En cuanto a la previsión de los préstamos pendientes a 31 de diciembre de 2022 es de 12.704.537,35 euros, lo que supondrá un 11,66% sobre los ingresos corrientes, no previéndose la contratación de préstamos en 2022. Hay que recordar que el límite legal de endeudamiento para las Entidades Locales es de 110%. Por último, hay que destacar también que la Diputación cumple con el plazo legal de pago a los proveedores, fijándose el Periodo Medio de Pago en 16,26 días.

Puesta en marcha de un segundo Plan V

El Acuerdo del Consejo de Ministros, de 27 de julio de 2021, extiende al actual ejercicio 2022, la suspensión acordada previamente para los años 2020 y 2021, de cumplimiento de los objetivos de Estabilidad, Regla de Gasto y Deuda Financiera. Esto implica, también, la suspensión de la obligación de cumplir con el destino del superávit previsto en el artículo 32 (y excepcionalmente en la Disposición Adicional 6ª) de la Ley Orgánica 2/2012, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.

En el actual marco presupuestario general, y dada la saneada situación financiera de la Entidad, se utilizarán fondos del Remanente de Tesorería disponible, después de haber realizado ya la incorporación de remanentes de créditos del ejercicio para la financiación de incremento de créditos del presupuesto actual, para diferentes actuaciones que se consideran prioritarias.

En primer lugar, la puesta en marcha de una segunda edición del Plan V de la Diputación de Valladolid, al que se van a destinar 6 millones de euros con el fin de poder realizar nuevas inversiones en todos los municipios de la provincia con el fin de ayudar a reactivar la actividad económica. Precisamente en esta línea de apoyo a los sectores productivos se incluye también una partida de 1 millón de euros destinada a la puesta en marcha de diferentes programas de generación de actividad vinculados a los sectores más afectados por la situación económica en los últimos meses: comercio, hostelería, turismo y cultura.

Además, 500.000 euros se destinarán a seguir mejorando la seguridad vial de las carreteas de la provincia, 400.000 euros a la adquisición de contenedores que permitan la implantación de la recogida selectiva de la 5ª fracción y, por último, se destinan 857.000 euros a hacer frente al incremento de la factura eléctrica en los diferentes centros de la Diputación de Valladolid, ante la situación de incremento constante del precio de la energía.