Se cumple un año desde el comienzo de una crisis sanitaria que ha marcado el devenir social y económico de Tordesillas. Para analizar la situación actual del municipio y conocer de primera mano las políticas que determinarán ese nuevo horizonte de recuperación, en el medio plazo, entrevistamos al alcalde de la Villa, Miguel Ángel Oliveira.

Después de un año de pandemia, y a la hora de hacer balance, ¿Cómo ha vivido esta crisis, como alcalde y como persona?

Ha sido un año muy intenso lleno de trabajo y preocupación. Como alcalde, día tras día hemos intentado cumplir la máxima de que la pandemia afectase lo menos posible a los vecinos y a la economía local. Como persona, he estado preocupado, como es lógico, evitando riesgos y comportándome como exijo a los demás que se comporten.

¿Cuáles han sido las decisiones más difíciles de tomar?

Se han tomado decisiones muy complicadas a lo largo de este año. Confinar a las personas, eliminar libertades y quitar servicios es algo muy duro para todos, y especialmente para nuestros mayores y nuestros niños. Tuvimos que someternos a un cribado masivo a consecuencia del aumento de la incidencia tras las Navidades; fuimos disciplinados y logramos que fuera efectivo, que los contagios disminuyesen, y hoy por hoy somos de los municipios con menor incidencia. Me siento orgulloso, como alcalde, de ese comportamiento responsable de mis vecinos.

¿Cómo se plantea el horizonte de la pandemia a corto plazo?

Estamos en una etapa esperanzadora. Somos de los primeros municipios en el programa de vacunación: tenemos a todo el personal sanitario y sociosanitario de primera línea y a los mayores de noventa años vacunados, y próximamente lo estarán los mayores de ochenta. Aunque el ritmo sea lento, Castilla y León es de las comunidades con más vacunados, y cuando llegue el verano confío en que lleguemos al 70%. Este proceso es esencial y debemos confiar en las farmacéuticas y en el sistema. También es importante no caer en la tentación de relajarnos. Si no lo hacemos, de aquí al verano la incidencia se mantendrá y podremos hacer una vida más activa y normal. La economía también lo necesita y esto nos va a permitir salir adelante.

¿Cuándo cree que podremos recuperar esa normalidad?

Se irá revisando la situación cada quince días, y creo que vamos a mejorar rápidamente, más de lo que esperamos: muy pronto estaremos en el nivel 3. La sociedad necesitará servicios y desde el Ayuntamiento de Tordesillas estamos preparados para volver a activarlos de manera rápida, ágil y segura. Reabriremos las instalaciones y tendremos todo listo, porque nuestros vecinos se merecen que las instituciones estén a la altura.

En cuanto a la cancelación de las Fiestas y de todas las actividades sociales y culturales… ¿Qué ha supuesto para el municipio?

Tanto las Fiestas como muchas otras actividades son un motor económico muy importante y suponen unos momentos muy entrañables de reencuentro. Ha sido duro, y esperamos este año poder volver a disfrutarlo, aunque sea de otra manera. Comunicar a la ciudadanía la cancelación de eventos tan arraigados no fue agradable, pero los vecinos lo aceptaron con tranquilidad y responsabilidad. Es una suerte para mí, como alcalde, gobernar con los vecinos que me ha tocado tener: gente que respeta y que hace las cosas siguiendo el sentido común.

¿Cuál ha sido el montante total destinado por el Ayuntamiento para hacer frente a la pandemia?

Desde el inicio de la crisis ya destinamos 160.000 euros del superávit para prepararnos contra el virus. Posteriormente hemos ido incrementando partidas presupuestarias para adaptar edificios y acometer labores de limpieza. A día de hoy el Covid-19 ha supuesto para Tordesillas cerca de 350.000 euros de gas-

to. Salvando la Diputación, hemos recibido muy poca ayuda de otras instancias como la Junta o el Gobierno Central, la mayor parte del gasto ha sido directamente del Consistorio. Por ello reclamamos más apoyo económico para poder seguir solventando esta situación. Tenemos que seguir desinfectando parques y colegios y adaptando espacios, y en muchos casos no dependen de nuestras competencias.

¿De qué manera se está apoyando a la hostelería y al comercio?

La crisis económica que acompaña la pandemia se lo está haciendo pasar mal a muchas familias en Tordesillas. Como Ayuntamiento de menos de 20.000 habitantes no tenemos muchas competencias en ayuda social, eso depende de otras instancias. Lo que hemos hecho es lo que entra dentro de nuestras posibilidades: eliminar tasas cuando no se prestan servicios. Hemos reducido presión fiscal, lo que se suma a la bajada de impuestos de los últimos dos años, permitiéndo que los vecinos tengan algo más de poder adquisitivo. Hemos eliminado la tasa de terrazas e impulsaremos la economía local cuando la pandemia acabe, gracias a la inversión pública. Cerca de 500.000 euros han sido destinados, en 2020, a proveedores locales. Todo ello crea un flujo económico, crea empleo y permite la reactivación económica.

De cara a esa reactivación económica…¿En qué va a consistir el Plan de Inversiones que ya ha dado comienzo?

Por todos es conocido que Tordesillas lleva años con un superávit económico importante. Este es consecuencia de la gestión municipal de anteriores legislaturas. Nosotros hemos encontrado las arcas en una situación óptima, lo cual ha sido de agradecer para afrontar esta crisis. Sin embargo, esto también ha conllevado un déficit en infraestructuras, instalaciones y servicios. Por eso hemos desarrollado un Plan de Inversiones importantes para poner al día el municipio y reactivar la economía. En primer lugar hemos actualizado todos los contratos que tiene el Ayuntamiento (como es el caso de la limpieza) para que los trabajadores puedan percibir un salario digno, ya que están prestando un Servicio Público. También hemos mejorado el Punto Limpio y hemos aprobado inicialmente la modificación de la RPT para optimizar el servicio de los trabajadores. Queremos reorganizar el Ayuntamiento optimizando horarios y puestos.

En cuanto a infraestructuras, hemos diseñado un plan ambicioso para un mejor aprovechamiento de los recursos. Necesitamos optimizar la red de servicio de agua, el alcantarillado y la iluminación. Por un lado actuaremos en el casco histórico y por otro en los barrios. Acabamos de empezar las obras de sustitución de las tuberías de fibrocemento en la calle San Francisco (más de 1,5 km de actuaciones) y pronto acometeremos las obras de renovación en la calle Granada y Barcelona. La red de agua tiene muchas fugas, queremos cambiarla entera en San Lázaro. El problema lo tenemos en las tuberías, vamos a actuar para hacer las cosas bien y que se resuevan los problemas en el tiempo. También queremos retirar algunos árboles y plantar otros, mejorando las zonas verdes para que podamos contar con un pulmón de oxígeno y embellecer las calles. En cuanto a las piscinas municipales, no se ha hecho ninguna reforma en 30 años, existen importantes fugas de agua y queremos renovarlas por completo, mejorando la seguridad, la accesibilidad, las zonas verdes y los servicios.

Por último, tenemos una deuda con nuestro patrimonio. Queremos adquirir el edificio del hospital Mater Dei, con un Plan Urbanístico firmado hace ya unos años. También queremos utilizar fondos europeos para crear la próxima Casa de Cultura del municipio en el Palacio de los Alderete.

¿Cómo avanza la llegada de nuevas empresas al Parque Empresarial Logístico?

Como todos conocen, es de los mejor situados a nivel nacional. Si no han venido empresas hasta ahora es porque no hemos sabido, general, venderlo. Tenemos por delante una importante campaña para potenciarlo y darlo a conocer. Por ello hemos trabajado de cerca con el SEPES, con quienes estamos diseñando la Fase 2 del Polígono, cuya ampliación permitirá ofrecer una enorme cantidad de espacio a empresas grandes. Está habiendo demanda e interés por parte de empresas de toda condición, el trabajo de promoción está siendo efectivo. No existe un polígono con tantas ventajas en Castilla y León, y creemos que la Junta también debería implicarse y dotar de subvenciones para atraer a empres de otros puntos del país.

¿En qué punto se encuentra la elaboración de los Presupuestos Municipales para 2021?

Ya hemos dado toda la información a los técnicos y estamos a la espera de tener, en los próximos días, un primer borrador de los mismos. Son unas cuentas muy ambiciosas en cuanto a inversiones y en cuanto a mejora de servicios. En este sentido se va a mejorar la limpieza con una nueva barredora y nuevos métodos de limpieza de aceras y vías públicas (sopladores). Las cuentas son las más amplias económicamente hasta la fecha, acercándonos a los 10 millones de euros, ya que esperamos que lleguen más ayudas del Gobierno Central y la Junta destinadas a inversiones de Fondos Europeos para la recuperación de los municipios. También contemplan una nueva línea de ayudas de la Diputación. Con estos presupuestos queremos dar soluciones a los problemas que tenemos este año para poder acometer la salida a esta crisis. La reactivación de la economía local depende de una inversión pública fuerte, de la búsqueda de inversores y del retorno de visitantes y turistas.

Tras varios días de preocupación por los rumores sobre el posible cierre del Parque de Bomberos de Tordesillas, finalmente la Diputación ha desmentido cualquier riesgo de cierre, ¿No es así?

En efecto, el propio presidente, Conrado Íscar, desmintió el pasado 10 de marzo que hubiera previsión de cerrar el Parque de Tordesillas. Era un compromiso que nos había trasladado ya el pasado mes de noviembre y por ello pensábamos que no había motivo para pensar que el Parque corriese peligro. Fueron todo rumores que surgieron en Diputación en torno al PSOE y a Toma la Palabra, pero en todo momento confíamos plenamente en las garantías prestadas por el presidente, quien ya ha avanzado que en abril se incorporarán nuevos bomberos a nivel provincial. Actualmente tengo constancia de que algunos efectivos del Parque de Tordesillas están compartiendo su actividad con los Parques de Arroyo, pero es una situación transitoria hasta que se pongan en funcionamiento las nuevas plazas. Por suerte contamos en el municipio con un Parque esencial y vital en la provincia, el cual presta servicio a cerca de 35.000 personas.