Con cerca de cuarenta integrantes, la peña conmemora su décimo aniversario en un año ‘negro’ en lo que a festejos se refiere, y reivindica un ‘retorno’ a las fiestas de antaño.

Desde su inauguración, en el año 2010, los integrantes de ’La tragedia’ han seguido un crecimiento constante, viviendo cada año las fiestas de la Peña con todo su espíritu, como si fueran las últimas. Con 39 integrantes, esta gran familia de jóvenes echa la vista atrás para hacer balance en un año cuyas circunstancias les obligan a esperar para celebrar, por todo lo alto, su primera década juntos. “Consideramos que la suspensión de las fiestas es una decisión 100% acertada teniendo en cuenta la situación que está viviendo nuestro país”, apuntan, antes de enviar todo su ánimo y apoyo a las personas afectadas por el Covid-19, así como a quienes nos han dejado este año.

Esta cancelación ha obligado a echar el freno a un colectivo que siempre ha demostrado su nivel participativo durante las patronales, en las que celebran diversas comidas y cenas, a las que el año pasado sumaron un concierto flamenco y una fiesta de Djs. “Siempre hemos ido organizando cosas en función de nuestra economía, y el año pasado al organizar encuentros con varios estilos musicales tuvimos un gran éxito, con un gran número de amigos y conocidos que visitaron nuestra peña para pasárselo bien, que al final es de lo que se trata”, afirman.

Sin embargo, su participación no se relega únicamente a la fiesta y la música, sino que, desde el año 2018, también comenzaron a participar en el concurso de faroles. Aunque en su debut no pudieron conseguir premio, en las fiestas pasadas ‘La Tragedia’ se alzó con un cuarto premio, además de otros dos premios adjuntos, con la mejor cara representando a nuestra patrona y la mejor cara representando el sábado de los faroles.

“Todo el mundo que nace en Tordesillas sabe lo que significan las fiestas de la peña. Desde el día de la Guía hasta el jueves de la Peña sabes que el único objetivo es estar con tus amigos, cantar, reír y dejar todos los problemas a un lado”, afirman los peñistas, quienes echan de menos, sin embargo, la esencia de las fiestas de antaño. “La celebración del Toro de la Vega tenía mucho peso, y las fiestas han quedado un poco descafeinadas después de su prohibición”, critican, aunque confían en que “esto cambie algún día y podamos enseñar a nuestros hijos lo que es nuestra tradición y lo que significan nuestras fiestas en toda su esencia”.

Ante la pérdida de participación de algunos vecinos en las fiestas, desde ‘La Tragedia’ lamentan que “parece que en los últimos años las fiestas generan menos ilusión”, y creen que habría que hacer algo para volver a ponerlas en valor. Pese a que este año no podrán celebrar las fiestas de la Peña por todo lo alto, como les gustaría, los integrantes de ‘La Tragedia’ volverán, a buen seguro, a mostrar su auténtica pasión por las fiestas, su talento creativo y su carisma a la hora de organizar encuentros para unir a toda su generación.